domingo, 31 de mayo de 2009

GENERAL MOTORS, RUINA DEL CAPITALISMO


2/2

(Ejemplo gráfico de como podria quedar GM y OPEL, si por efecto Obámico, comparsa y sindicalina, la industria queda en bolsillos privados después de aplicárseles fondos públicos)


General Motors es de propiedad privada (sanctus santorun del capitalismo), pero cuando se arruina no arruina con ella a sus principales propietarios. Estos tienen sus patrimonios a salvo. No sabemos de ningún gran accionista o alto cargo de General Motors que se haya arruinado con la ruina de la misma.
El gobierno USA para evitar el cierre definitivo de General Motor ha propuesto el siguiente reparto del accionariado:
Departamento del Tesoro (Estado) el 72,5%; United auto Workers, un Sindicato (UAW) el 17,5% y el 10%, y el gobierno se ha gastado ya 19.400 millones de dólares para cubrir costes y pagos a concesionarios, a los que habrá que sumar otros 7.600 millones de dólares.
De hecho esta decisión del gobierno USA significa que General Motors ha dejado de ser privada para pasar a ser socializada, es decir, la propiedad efectiva de sus medios de producción han pasado a pertenecer al Estado, es decir, a la sociedad, con lo que objetivamente existe correspondencia entre la estructura económica y la “política,” con lo que se podría demostrar que el modo de producción capitalista ha sido superado por el modo de producción socialista, pero evidentemente, este auto reconocimiento de la inviabilidad material del capitalismo no va a ser reconocida por los propios capitalistas, puesto que ello significaría el certificado oficial de la defunción del sistema capitalista.
Para evitar el reconocimiento de la inviabilidad material del capitalismo, y por tanto, para negar el hecho objetivo, el gobierno USA, Obama, el salvador del mundo, ha presentado la nueva distribución del accionariado de General Motors como algo eventual que pasará a ser “normalizado” cuando la compañía vuelva a producir beneficios. Es decir, que cuando la nueva General Motors sacada de la ruina a la que le han llevado sus dirigentes capitalistas sea rentable, con fondos públicos, pasará nuevamente a los bolsillos privados de cuatro pitorretes capitalista.
*