miércoles, 25 de noviembre de 2015

NO A LA GUERRA. SÍ A LA DETENCIÓN DE LAS BESTIAS QUE FINANCIAN A LAS BESTIAN QUE MATAN


Manifiesto

 "NO EN NUESTRO NOMBRE"


25.11.2015

 [Por su interés, reproducimos el Manifiesto "No En Nuestro Nombre", suscrito por alcaldes de diferentes ciudades y un amplio número de personas del ámbito de la cultura y de distintos lugares del Estado español. Junto a la convocatoria de concentración en Madrid existen ya otras convocatorias por parte de diferentes plataformas unitarias, como la de Barcelona: https://drive.google.com/file/d/0BxxTYqZjrlhidlBFbVhweVNqVW8/view. Red.]
Los brutales atentados perpetrados en París el pasado 13 de noviembre buscaban instaurar un clima y un régimen de terror entre la población, levantando muros de sospecha y odio entre vecinos, quebrando la vida en comunidad e instaurando la política del miedo en nuestro día a día. Si la respuesta a la barbarie pasa por suspender derechos, recortar libertades y encerrarnos en casa, la victoria del terrorismo será total. Si al dolor por las víctimas inocentes se responde provocando más dolor a otras también inocentes, la espiral será imparable. Si buscamos culpables entre nuestros vecinos y vecinas por el simple hecho de vestir o pensar diferente, si criminalizamos a quienes huyen precisamente de ese mismo horror, estaremos contribuyendo a apuntalar los mismos muros que el fanatismo quiere crear. No podemos permitirlo.
El fanatismo terrorista del Daesh (ISIS) es funcional y retroalimenta al fanatismo racista europeo, mientras nuestros Gobiernos practican recortes de derechos sociales y libertades fundamentales, xenofobia institucional y bombardeos indiscriminados, que se han demostrado ineficaces. Nos negamos a participar en el falso mercadeo entre derechos y seguridad. Aquí, en París, en Iraq o en Siria, son los pueblos los que ponen las muertes mientras unos y otros trafican con influencias, armas e intereses geoestratégicos. El odio fanático de unos no puede esgrimirse como justificación para nuevos odios. Nos negamos a ser rehenes del odio, el terror y la intolerancia, eso sería claudicar ante el terrorismo.