domingo, 21 de septiembre de 2014

BLESA, COMUNICADOR POR CORREO ELECTRÓNICO CON SU AMIGO JOSÉ MARÍA AZNAR DARÁ CUENTA DE SUS INTERCONEXIONES ELECTÓRONICA A LOS TRIBUNALES


Bajando los humos al señor Blesa



INFO.LIBRE
17/09/2014  

Después de pisar la cárcel de Soto del Real, Miguel Blesa se ha sentado dos veces en el banquillo. Una, en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) como testigo contra el juez que lo encerró, Elpidio José Silva; la otra, en la Audiencia Nacional como imputado por la planificación de preferentes que investiga el magistrado Fernando Andreu. En las dos ocasiones, el ex presidente de Caja Madrid actuó como si él fuera la víctima. Protestó por el "daño irreparable" que se le estaba causando a su "prestigio profesional" y se quejó por el "sufrimiento personal y familiar" que se le infligía. Sobre las preferentes, negó cualquier tipo de responsabilidad y hasta intentó trasladar la culpa a los engañados: "No se puede decir que un jubilado sea un ignorante financiero",proclamó el señor Blesa, y se quedó tan ancho. En todo momento, tanto en un caso como en el otro, Blesa ha intentado que no se admitan como prueba ninguno de los más de 8.700 correos electrónicos cruzados entre directivos de la caja con el argumento (asumido por la Fiscalía y por la Audiencia Provincial de Madrid) de que se estaría violando su intimidad personal.

Fernando Andreu, titular del juzgado número 4 de la Audiencia Nacional, el mismo que escuchó el pasado 3 de marzo aquella declaración, ha dic