domingo, 4 de diciembre de 2016

VALENCIA, EL PP NO POPULISTA Y EL TRIBUNAL DE CUENTAS, QUE PARECE SER NO HA SIDO NUNCA DE PODEMOS, NORCOREANOS DE RAZA BRAVÍA Y OLÉ, DEL NORTE DE COREA DEL NORTE, PROVINCIA DEL NORTE DE VENEZUELA Y NORTE DE CUBA, SEGÚN SE VA AL NORTE, PERO SIN EXAGERAR





EL TRIBUNAL DE CUENTAS CIFRA EN 83,5 MILLONES EL QUEBRANTO QUE LA FÓRMULA 1 CAUSÓ EN VALENCIA



El Tribunal de Cuentas cifra en 83,5 millones el quebranto que Camps y la Fórmula 1 causaron a Valencia


Eco republicano
03.12.2016


El capricho de Francisco Camps de convertir Valencia en escenario de la Fórmula 1 supuso un quebranto a las arcas de la Comunidad de 83 millones de euros, según la estimación del Tribunal de Cuentas que, en un informe demoledor, desmenuza las irregularidades administrativas cometidas y las transgresiones de las normas que hicieron posible que se libraran dichos fondos. 

Juan Carlos Escudier | Cuarto Poder

El informe, al que ha tenido acceso cuartopoder.es, es tan concluyente que Camps, imputado por prevaricación y malversación de caudales públicos, ha pedido a la jueza instructora que no lo admita en la causa.



Entre abril de 2006 y febrero de 2007, Camps mantuvo tres reuniones con el capo de la F1, Bernie Ecclestone, para negociar un contrato según el cual Valencia acogería la celebración de un Gran Premio entre 2008 y 2014 a razón de 24 millones de dólares cada uno, canon que podría crecer un 10% al año. Las pruebas debían tener lugar en un circuito urbano en la zona del puerto y por medio de un decreto de marzo de 2007 se concedieron a la Conselleria de Infraestructuras las competencias para su construcción.

Lo normal hubiera sido encargar la gestión del evento a una empresa pública, pero en su lugar se promovió la constitución de una sociedad denominada Valmor, cuyo capital se repartió a partes iguales entre Jorge Martínez Aspar, Fernando Roig (presidente del Villareal) y Bancaja. De los 45.00 euros iniciales, fue ampliado a 1.005.000 euros en diciembre de 2007.

La empresa se constituyó en mayo y apenas unos días después firmó en Londres, en presencia de Camps, el correspond