miércoles, 8 de mayo de 2013

PUBLICADO EN LA REVISTA SATIRICA DE ZARAGOZA, EL POLLOURBANO.NET (Corresponsales)

Andalucía: Tela hay, ¿pero y el sastre?



Por Manuel Sogas
Corresponsal del Pollo en Andalucía (Sevilla) 

Por falta de tela que cortar no queda la cosa. Tela hay, además tela marinera, de la buena. Pero faltan sastres.

 El Ayuntamiento de Sevilla presidido por su alcalde Zoido del PP ha decidido, a pesar de las dudas legales y riesgos económicos y ecológicos ciertos, dragar el río Guadalquivir contra viento, marea, empresarios y “vecindad” en general, a fin de que puedan navegar grandes cruceros, como si el “Azamara Quest” de 180 metros de eslora (longitud) que aparece en la foto, atracado en el puerto sevillano la noche del pasado Jueves Santo fuera una broma, barquichuela de remos o hubiera llegado a Sevilla por carretera. 



 Proyecto del dragado

Ganarle al río desde Cádiz a Sevilla entre metro y medio y dos metros de profundidad a fin de que puedan navegar buques de hasta siete metros de profundidad, cuyo coste inicial estimado es de 33 millones de euros, de los que el 80% correría a cargo de fondos de la Unión Europea.

 Oposición al proyecto

 Los empresarios del puerto de Cádiz, que también tienen intereses en el de Sevilla, empiezan incluso por cuestionar técnicamente el dragado del río, porque si bien ganándole profundidad podrían navegar buques de mayor calado, a juicio de esos mismos empresarios, con la profundidad del buque también crecen la eslora (longitud) y la manga (anchura) del mismo, pero los meandros del río siguen en el mismo sitio, y ello podría crear dificultades en la navegación. 

Los datos comerciales con los que el Alcalde de Sevilla pretende meter gato por liebre, también son negados por esos mismos empresarios.

A la oposición empresarial le siguen los informes desfavorables para el dragado del río del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y las recomendaciones que se indican en el Dictamen de la Comisión Científica creada para diagnosticar las consecuencias de ese pretendido dragado, en el que claramente y sin lugar a dudas, se propone desestimar definitivamente el proyecto de profundización del dragado del Guadalquivir y se proceda a su recuperación, a las que se suman instituciones ecológicas como Ecologistas en Acción; SEO/BirdLife o WWF España, además de los municipios que tienen algún tipo de relación con el río, como el de Isla Mayor.

 Previsibles consecuencias negativas del dragado del río.

Incrementaría y asentaría el desequilibrio interior territorial de Andalucía, puesto que de llevarse a cabo impediría o cuando menos obstaculizaría de forma inmediata, que el puerto de Cádiz pudiera llevar a cabo la realización de la terminal de contenedores, que ayudaría a la configuración futura de ese puerto que a su vez garantizaría el motor económico más importante de la provincia de Cádiz. Elevaría el índice de salinidad del río, con lo que todo el ecosistema del mismo se vería afectado y en peligro la Reserva de Pesca del Estuario del Guadalquivir , desde Rota y Chipiona hasta la Reserva Natural del espacio de Doñana, del que tanto gustan de disfrutar en sus periodos vacacionales los hoy expresidentes de gobierno Felipe González, Aznar y Zapatero, y el propio presidente Mariano Rajoy, pasando por las decenas de miles de pescadores y la industria afín, y los aproximadamente 1.000 a