lunes, 21 de septiembre de 2015

UNIÓN EUROPEA: EL QUE NO QUIERA VER ES QUE ES SORDO

INDEPENDENCIA DE CATALUÑA. RAJOY Y MAS, DE IDÉNTICO PELAJE: ¿A QUÉ ESTÁN JUGANDO?


¿RUPTURA CON MADRID O EN MADRID? EL 27S EN CATALUNYA. UN ANÁLISIS AL SERVICIO DE AL REPÚBLICA

1/3



A.García Bibao
Sociología crítica
20.09.2015


El proceso catalán por la independencia sigue adelante. ¿Cómo lo afrontamos los que nos sentimos Al Servicio de la República? En el orden político con una certeza, si hubiera Ruptura en Madrid, no asistiríamos a la Ruptura con Madrid a la que estamos asistiendo. Y desde un orden más personal con respeto y con dolor a partes iguales. Con respeto pues podemos comprender las razones que llevan a una importante masa de la población catalana a soñar con su particular 14 de abril y con dolor, pues la marcha de Catalunya es sencillamente la prueba final del fracaso horroroso del modelo de España fruto de la herencia franquista y la impunidad que definen a la Monarquía. Sin Catalunya, España no existe, lo que quede es otra cosa. Hemos de hacer un esfuerzo por comprender el proceso.

La burguesía catalana está mostrando como se defiende con decisión un objetivo. Un sector de ellos se ha planteado llevar adelante su proyecto de independencia y estamos viendo cómo va paso a paso sin vacilaciones. En España, la burguesía se siente a gusto con el modelo postfranquista monárquico y no necesita nada; este choque con Catalunya es un despertar amargo, fruto de intereses divergentes entre burguesías por la apropiación de las plusvalías de los territorios en conflicto. En ambas partes hay fracciones que confían en llegar a un acuerdo al final, pues saben que el choque de trenes puede ser desastroso para todos.

Más es el Plan B de Madrid, o al menos eso creían allí, no acababan de creerse lo que está pasando y en Madrid algunos confían todavía en que al final todo se arreglará con un acuerdo por arriba que permita salvar la cara a las respectivas elites nacionales, la catalana y la «centralista», de la que forma parte también un sector de la catalana. Un acuerdo que pasaría por la ansiada reforma constitucional, Bálsamo de Fierabrás que nos permitiría volver al paraíso perdido. Pero tal vez ya no sea posible. La ruptura entre Unió y Convergencia debe ser valorada en sus justos términos. Unió está fuera de juego, siendo como era el socio catalán necesario en el tinglado español postfranquista su derrota es la peor noticia; Convergencia está sin credibilidad alguna y un Más acorralado por la corrupción ha huido hacia adelante siguiendo la bandera y ha amparado el salto adelante independentista con los instrumentos de la Generalitar. Envuelto en la bandera parece haber escogido pasar a la historia como el restaurador de la independencia nacional a hacerlo como el ayudante torpe de Puyol. La posibilidad de un acuerdo cupular entre Más y Rajoy, entre las elites de ambos espacios, es sin embargo algo que pasa por la Monarquía: la famosa «federalización» sin república tan querida al PSOE-PSC. La Monarquía, el «Borbón», es algo intragable a día de hoy en la mayoría de Catalunya.

Un acuerdo cupular quizá ya no sea posible. Más no es hegemónico en el campo independentista, no ya por la existencia de la CUP, sino en su propia alianza, pues ERC se encuentra en un momento subjetivo muy poderoso, conscientes de su papel decisivo en la huida hacia adelante del país entero. ERC difícilmente aceptaría un enjuague constitucional que convirtiera a la Monarquía en garante de la Unidad Nacional por la vía de nombrarle jefe de estado catalán —el príncipe de Girona—. Catalunya ya no traga con eso. No obstante, debe recordarse que no faltan oportunistas en las fllas de ERC, pero el ambiente no les es propicio para «retroceder» ante el salto, sino todo lo contrario, tal vez la situación subjetiva general les lleve a unirse al salto hacia adelante. Dado el caso, si la situación deriva a un enfrentamiento mayor, ERC debemos recordar mantiene unas excelentes relaciones con el Departamento de Estado norteamericano, Puigcercós puede dar fe de ello, y podría convertirse en una fuerza «razonable» si se le tendiera la mano y siempre y cuando, claro, en Madrid no se opte por la solución «impensable».

En su día Arzallus planteó solucionar el espinoso tema de la soberanía y la unidad del estado, proponiendo aceptar un juramento del «Señor de Bizkaya» borbonita, a cambio de la retirada de la Guardia Civil y la plena autonomía fiscal; tal idea no pasó del simple deliro, pues el rechazo en Madrid fue frontal. Hoy en Madrid, si los independentistas ganasen las elecciones, se confía en que un Más «responsable» aceptase la solución «federalismo con Borbón». No es ya que tal salida fuese incluso difícil de cuadrar, es que sencillamente es ya inviable. Más se va a ver sobrepasado por las fuerzas que ha puesto en marcha. El drama que esto puede suponer para las elites españolas postfranquistas es notable. Habían creído que la finca estaba firme y segura, gracias a unas cunetas llenas de indeseables desde hace tiempo atrás, y con una arrasadora victoria ideológica y práctica en la Transición. Su paso de País a Marca estaba en marcha y con ello dejaban atrás el s. XIX y el XX para entrar en la era de la globalización. Pero no, se les está rompiendo la finca ante sus ojos y no acaban de creérselo. Para sobrevivir como «clase» en el mundo globalizado hay que vender la soberanía, pero para sobrevivir como pueblo hay que conquistarla, en Catalunya lo han entendido perfectamente. Y este es el motivo por el cual la República es una necesidad si queremos que España sobreviva, habida cuenta de que el régimen monárquico y las elites dominantes vendieron hace mucho nuestra soberanía nacional. No ha habido imágenes más degradantes para un país soberano que ver al Rey mendigando ante Obama una declaración de apoyo. Los mismos que se horrorizan