jueves, 5 de febrero de 2015

UE - EE.UU. ELLOS A LO SUYO, QUE NO ES LO NUESTRO


El TTIP amenaza la seguridad alimentaria en Europa

05.02.2015

Esta semana continúa negociándose a puerta cerrada el Tratado de Comercio e Inversiones entre Estados Unidos y la UE, conocido como TTIP. Según un nuevo análisis de expertos en alimentación y comercio, las decisiones que se adopten en el documento pueden amenazar la salud pública, los derechos de los consumidores y las condiciones de vida de los animales. A estas alturas de las negociaciones, las críticas van en aumento: cientos de personas se manifiestan en Bruselas contra el tratado, acompañados de un caballo de Troya de ocho metros, que formará parte de otras protestas en diferentes países de la UE, y que también visitará España.

Un documento publicado recientemente por la UE muestra cómo los negociadores están planificando situar los intereses comerciales por encima de la seguridad alimentaria [1].

El análisis del capítulo sobre seguridad alimentaria muestra que las propuestas europeas reducirían la posibilidad de restringir los alimentos transgénicos, así como el uso de hormonas y otros químicos a los que estarían expuestos los animales en las granjas. El establecimiento de un organismo transatlántico controlaría las futuras normas de seguridad alimentaria y de bienestar animal, lo que facilitará el comercio por encima de los intereses generales.

Las decisiones sobre seguridad alimentaria se desplazarían a este nuevo organismo comercial, fuera del alcance de políticos estatales y europeos, coartando a su vez el derecho de los estados a inspeccionar la importación de alimentos en los puertos de entrada, una medida de seguridad utilizada para salvaguardar la salud pública.

Si se llegasen a homologar los estándares internacionales de seguridad alimentaria a ambos lados del Atlántico, estas medidas provocarían más escándalos alimentarios. A su vez minaría la posibilidad de que un estado pudiese establecer niveles más altos de seguridad, como prohibir los cultivos transgénicos o restringir el uso de antibiót