lunes, 9 de marzo de 2015

UNA MANZANA PODRIDA EN LA ARMADA Y UNA MANZANA SANA EN EL EJERCITO DE TIERRA


La Armada española no es de los heroicos marinos que la componen, sino del pueblo español que la paga, siendo los que menos tienen los que más pagan, en la que, eso sí, están los heroicos marinos que la componen.
Al parecer a la Armada española, que ya digo, es de los españoles que la pagan, le ha salido una manzana podrida, ¡me cachis que mala pata! Lo cual no es ningún problema, porque manzanas podridas aparecen hasta en los perales más altos, por tanto, manzana podrida fuera, y a otra cosa mariposa.
Otra cosa ya es el Ejército de Tierra, que también pagan los españoles, pagando más los que menos tienen, donde de fijo hay una manzana sana,  que es el Teniente Segura, al que se le juzga por haber escrito un libro, en vez de juzgar a los biri-biris de por lo militar que denuncia.
Esto es paradójico, lo reconozcoaunque con tendencia a la normalidad en la vida civil, porque también el charrasquero de las finanzas Blesa, vía Caja Madrid y tarjetas sin color (porque el negro no es color, sino ausencia de colores) muy amigo del señor Aznar, de enjaulado por un juez pasó a ser acusador del juez que le enjauló, y el desenjaulador que desenjaule esto del desenjaulajamiento de Blesa…, más le vale que no desenjaule nada, no sea que por meterse a desenjaulador  lo trinquen y le enjaulen a él.
Y digo que esto es paradójico, no por que se me ocurra a mi así al tun, tun, o porque me haya levantado esta mañana con ganas de liarle la pajarraca a lo militar (¡Líbreme Dios!,, que lo militar es mío) sino porque,  si el Teniente Segura es manzana sana, no hay duda: el nogal, árbol que por excelencia da las manzanas podridas…, ni te cuento, chiquet,  ni te cuento.
*
 UNA MANCHA EN EL BLANCO UNIFORME DE LA ARMADA
El fiscal pide casi 7 años de cárcel a un teniente por abusar sexualmente de infantes
·     

EL PAÍS.COM

Cuando en 2011 llegó la primera denuncia, el entonces jefe de la Asesoría Jurídica de la Armada consideró que se trataba de una “cuestión particular”, que podía “resolverse internamente”. Durante una semana, el general auditor se reunió casi diariamente con el denunciado, a quien invitó a buscar otro destino a cambio de enterrar el caso, según declararía el teniente. Se quería evitar a toda costa que estallara un escándalo que acabaría inevitablemente por salpicar la imagen de la Marina.
Pero intentar taparlo fue peor y el teniente de Intendencia I. E. M. tendrá que sentarse en los próximos días en el banquillo para enfrentarse a una petición fiscal de seis años y nueve meses de prisión, así como 21.000 euros de indemnización para sus presuntas víctimas. La acusación particular eleva la pena a siete años y seis meses y 26.000 euros. Ambos le imputan dos delitos de abuso de autoridad, en su modalidad de trato degradante e inhumano, y otro de extralimitación en el ejercicio del mando. El defensor pide la absolución de su cliente, por considerar que los “escarceos” con el infante de Marina F. D. B. fueron “libres, tolerados y consentidos”, mientras que con E. P. sólo existió una “íntima amistad”, hasta el punto de que, según algunos de sus compañeros, se comportaba como el “novio” del superior.