lunes, 25 de enero de 2010

ZaPaPero

(ZaPaPero)

Algunos amigos míos me critican, y puede que no les falte razón. Dicen ellos que cuando critico a Zapatero, al que le cuelga injustamente el sanbenito de socialista, no hago más que favorecer el terreno de la derecha. Y puede que, efectivamente, esa sea la primera sensación que trasmito. Eso sí, contra mi voluntad.
Dándole vueltas a esas críticas que recibo de vez en cuando, y llegada a la conclusión de que no les falta razón, y dado que no pretendo otra cosa cuando escribo que llamar a las cosas por su nombre, por ejemplo, al pan pan y no consenso hermanado de sardinas en aceite con pan, que eso es otra cosa (el bocadillo de un encofrador) no se me ha ocurrido mejor cosa que bautizar al presidente del gobierno Zapatero con su verdadero nombre: ZaPaPero, por su alejamiento efectivo del Socialismo y por su identidad efectiva con el PP, más que nada para entendernos y, sobre todo, para que mis criticas a Zapatero no se confundan con un beneplácito al PP, al fin y al cabo, tanto monta monta tanto Isabel como Fernando, o sea, que se montan amigablemente y por un igual, de hecho, tanto el PSOE de ZaPaPero como el PP de Rajoy: ambos contra los intereses de la inmensa mayoría de la sociedad que somos los que trabajamos.
Aznar desbarató la moneda española (los ingleses no lo han hecho, siguen con su libra) para meternos en el euro, cosa guay del paraguay para que los grandes capitales se muevan libremente como les de la gana y pongan sus capitales (dinero que nos roban como producto de nuestro trabajo) donde quieran y les salga de los cojones (deslocalización llaman este tipo de robo/chantaje).
ZaPaPero con los votos de una minoría, y sin engañarnos del todo a muchos, logra sacar adelante aquel embuste, firmado por el Rey, de la “Constitución Europea”. O sea, que le ha dado a los grandes capitales más fluidez de circulación, como Aznar, pero en clave musical distinta.
El robo (delicadamente hablando se llama privatización) que nos tiene preparado el PP de saquear las arcas de la Seguridad Social para cuando llegue al poder, ZaPaPero ya la ha puesto en marcha: sube una mijirrijita las pensiones de los jubilados y sube un poquitín los impuestos, con el resultado final que algunos jubilados después de la subida de las pensiones, terminan cobrando menos que antes de la subida, ¡tiene huevos la cosa! Pero el fin está conseguido: quitar más dinero a los trabajadores para financiar los servicios propios que necesitan y van a necesitar más de ahora en adelante los grandes capitales, por ejemplo, gastos militares o de seguridad (policías con los brazos mas gordos).
No sería justo atribuirle a ZaPaPero, aunque sea ajustado a derecho que el organigrama de “representación” y poderes de la Unión Europea sea la más fiel reproducción de la Cueva del Caco montada en plan bien, pero sí convendría tener presente, ahora que estrena presidencia de la misma ZaPaPero, que son 15.000 los bandidos (Zaplana, ex ministro del PP es uno de ellos) llamados “lobbystas” los que operan por los pasillos, restaurantes, camas y hoteles de Bruselas con el noble propósito de que la Unión Europea legisle, amenace o ejerza sus poderes en función de los intereses de las grandes empresas, como Carrefour, Telefónica, Nestlé, Coca Cola, Gaz de France o Unilever, por poner un solo ejemplo de las que más nos son conocidas, en cuyo nombre actúan los 15.000 bandido dichos.
Si al final de la presidencia de la UE de ZaPaPero ha desaparecido el chantaje y la extorsión de esos 15.000 bandidos, y estos tales juzgados por alteración del orden democrático, no me cabrá otra que pedirle disculpas a ZaPaPero y volverle a llamar por el falso nombre que hoy ostenta: Zapatero, y en caso contrario, mi conciencia quedará tranquila por haber tenido más razón que un santo al llamarle, como le llamaré de ahora en adelante, ZaPaPero, por ser la otra cara del PP.
*
+

lunes, 18 de enero de 2010

ZAPATERO ES UN SANTO Y AVE MARIA PURISIMA

(Zapatero dejándose meter mano por Obama)

Ya sé que algunos me consideran como al hijo de la portera. Pero no es culpa mía. Es culpa de quien así me considere, porque yo vengo diciendo desde hace mucho que Zapatero es un santo.
Y como debe ser, no digo por decir, sino arguyendo razones, tales que, de no ser por mediación milagrera de la Virgen del Pilar Zapatero no habría salido Secretario General del PSOE, y de no haberse dado santa concatenación de milagro va y milagro viene de San Aznar; San Acebes; San Zaplana; San Rajoy; San X; San Obispos españoles y santa panda de santos directores de prensa y “Losantos” comentarista, en santa misión de engañarnos a todos los españoles con los atentados en vísperas electorales que pretendían achacárselos a ETA cuando ya se sabia que eran los moritos malos, Zapatero estaría hoy, como mucho y tirando por lo alto, como botones del Congreso y no como presidente del gobierno español.
Pero se ha obrado el milagro (los milagros). Sobran palabras. Zapatero es un santo y como tal se tutea con Obama el obámico que es otro santo. Y así este ultimo ha invitado al primero a “los desayunos de oración” de The Family, una organización de sacos de dólares con pintura cristiana, donde se juntan, porque Dios no hace más que crearlos, los más granadito del chantajismo capitalista americano, que los que son mas delicaditos que yo con esto del lenguaje le llaman “lobby cristiano” con Obama a la cabeza.
Ya van a ver que estos americanos me van a en maliciar a Zapatero, y me lo van a desgraciar. Ya verán ya.
*+

jueves, 14 de enero de 2010

PUERTO PRINCIPE

(Habitantes de Puerto Príncipe antes del terremoto, disfrutando del progreso en época de vacas gordas. Pero muy gordas, gordísimas o más)

Puede decirse que Puerto Príncipe hasta que llegaron los españoles vivían como Dios les daba a entender, que debía ser muy bien, pero había que civilizarlos y, sobre todo, salvarlos.
Los Reyes Católicos eran así, como todos los reyes, que se lían a salvar gente y no dejan títere con cabeza, porque obtener riquezas es cosa muy trabajosa, requiere mucho trabajo, y por eso los Reyes Católicos que no eran peores que otros reyes ni más salvajes que cualquier banco moderno de los actuales, decidieron que era cosa querida por Dios y que los amerindios, los propios del lugar, debían trabajar y estar prestos a presentarse ante Dios en el momento más inesperado, porque al que se cantera les cortarían la cabeza, y cuando un rey dice algo no es cosa de tomárselo a chirigota.
Así que, algunos españoles, no todos los españoles (yo por ejemplo no estaba) los amerindios empezaron a enterarse de lo que costaba un peine y lo desalmados que fueron los buenos compatriotas míos que les fueron a enseñar el camino de la miseria y la opresión y, por supuesto, el otro camino en dos partes (por una parte el cuerpo y por otro la cabeza) que nunca puede faltar en la buena práctica cristiana oficial: el de vía directa que les conduce sin intermediario alguno al cielo.
Sentados los reales de los Reyes Católicos en 1503 a través del gran patriota español, Nicolás Ovando, se puso fin al gobierno indígena matando a unos pocos después de emborracharlos (cuando se es un hijo de puta el vino no puede faltar, si yo lo entiendo), y por esas cosas que pasan que yo te digo una cosa, tú a mi otra, me das un empujón yo a ti una patada en los riñones…, en fin, que nos calentamos, resultó que, por los colonos españoles, las enfermedades, y porque Dios quiso, eso también, en La Española, donde Haití ocupa una pequeña parte de la isla, junto a la actual República Dominicana, perdió un millón de habitantes entre 1492-1507.
Y esto que solo es un apunte histórico, aparentemente escrito con algo de cachondeillo, cuando está escrito con toda la mala leche de que soy capaz, como contrapunto de la solemne hipocresía que ahora los poderes reales (políticos, banca y multinacionales, sin ninguna excepción) van a mostrar sus condolencias con declaraciones solemnes por el terremoto sufrido (que sí ha sido algo natural, pero la miseria que ya reinaba no era ni es natural, sino de origen económico), pero que son los verdaderos responsables directos de la miseria de Puerto Príncipe a la que se añade la catástrofe de terremoto, porque no tiene nada de natural que Haití sea el país más pobre de América ocupando el lugar 149 en el índice de desarrollo humano mundial, según el informe de 2009 elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que el 18,5% de los haitianos no sobrevive a los 40 años, un 42% no utiliza habitualmente agua saneada y un 22% de los menores de cinco años tiene malnutrición aguda.
*+