martes, 31 de diciembre de 2013

MARIANO RAJOY, BERBERISCO DE LA MENTIRA Y LA COBARDÍA, TE DESEAMOS UNAS SONORAS Y MACIZAS VOMITINAS AMARISCADAS HASTA QUE NOS DEVUELVAS TODO LO QUE NOS HAS ROBADO Y PAGUES TODO EL DAÑO CAUSADO A LA SOCIEDAD

 
"RAJOY MANIPULA LOS DATOS ECONÓMICOS EN UNA ESTRATEGÍA POLÍTICA EN SU PROPIO BENEFICIO"

El economista José Carlos Díez desmonta las mentiras del presidente del Gobierno sobre la recuperación 
 

La Tarde en 24 Horas entrevista a José Carlos Díez
(José Carlos Díez, en el programa ‘La Tarde’ de 24 Horas)

Es un economista de éxito. Su libro se vende como churros, y no es de extrañar por su título, ‘Hay vida después de la crisis’. ¿Quién no necesita un hilo de esperanza entre tanta desesperanza, a pesar de que el presidente del Gobierno venda humo para adornar el segundo año de su mandato. José Carlos Díez, profesor de Economía en el Icade, escritor y tertuliano en medios de comunicación cree que Mariano Rajoy “sabe perfectamente lo que está pasando, pero manipula los datos económicos para tapar la corrupción y los malos resultados de su partido en las encuestas”

Un simple instrumento político

“Es una estrategia política en su propio beneficio”, afirma José Carlos Díez, en declaraciones a ELPLURAL.COM. El presidente del Gobierno utiliza su discurso de la recuperación como “un instrumento político”, que es en realidad “una provocación” en un país con “seis millones de parados”, añade este economista, que ya trabaja en un nuevo libro, sobre el que se resiste a hablar.

Su próximo libro

“Lo estoy escribiendo aún, pero no va sobre la crisis, es un libro de conceptos, para ayudar a comprender la economía”, aclara Díez, que está muy contento con el resultado de su libro Hay vida después de la crisis. “Los economistas debemos buscar soluciones…Yo, al menos, no estoy tranquilo cuando veo que tenemos graves problemas”, añade.

“Necesito poder mirar a la cara a mi hijo”

Está indignado por la intervención del presidente, este viernes. “No puedo quedarme callado cuando veo que miente y me baso en los datos oficiales, en los del propio Ministerio de Economí