sábado, 25 de septiembre de 2010

EL MISMO CRIMEN SE ESCRIBE OTRA VEZ

(2)

(Felipe Gonzalez diciendo que mire usted que bien. Al fondo su casita en Tanger sobre un solar de 5.000 metros y un costo de 2.200.000 euros, dando ejemplo de su ejemplar austeridad en solidaridad ante la crisis con los 4.000.000 y pico de parados españoles compatriotas suyos)

HOY COMO AYER, PERO MENOS QUE MAÑANA

Felipe González no es el inventor de la corrupción política, económica y salpicada de sangre en España. Felipe González pone su granito de arena para que la corrupción en su sentido más amplio continúe y se solidifique y adquiera una mayor carta de naturaleza dentro del sistema, por ejemplo: Terrorismo de Estado: GAL; Fondos Reservados; casos de Roldán, Filesa, hermano de Alfonso Guerra, Juan, Lasa y Zabala.
A Felipe González con que le quitemos el “título” de Socialista que tan injustamente ostenta y que tan injurioso resulta para la teoría Socialista (emancipación social del todas las clases sociales) es suficiente.
Trece años en el gobierno como estuvo Felipe González y que hoy, después de más de treinta años de política económica de derechas las encuestas apunten a que la mayoría de la sociedad española votaría mayoritariamente más derecha, como es el Partido Popular, hasta las cejas de casos de corrupción, constituye por sí solo la mejor prueba incontestable que las ideas socialistas de justicia (más allá de las palabras vacías); de igualdad (más allá de las palabras vacías) y de solidaridad (más allá de las palabras vacías) están muy lejos del arraigo social, y de este desarraigo social de las ideas socialistas y del desentendimiento generalizado de la gente normal de la política, hay que acusar directamente y sin ninguna ambigüedad a los dirigentes del PSOE encabezado por Felipe González y hoy por Zapatero.
La política “neoliberal” (capitalista si se dice sin adornos) de Felipe González queda fuera de toda duda a poco que uno se fije en los hechos (tapándose los oídos para no escuchar sandeces): descapitalización del Estado a través de las “privatizaciones” (robos al Estado mondos y lirondos, aunque legales, si nos ponemos a llamarle agua al agua) de las empresas públicas más rentables, incluida la banca pública.
Los salarios bajos, asquerosamente bajos (ahora le estoy llamando vino al vino) y sin derecho a prestaciones sociales son “invento” de Felipe González con la creación de su plan de trabajo juvenil; los recortes de las prestaciones por desempleo también los inventa Felipe González: la introducción de la nueva forma de la piratería capitalista de quitar directamente una parte del sueldo al trabajador, sólo por trabajar, que son las Empresas de Trabajo Temporal (y para que no resulte tan ofensivo al oído se llaman ETT), también son invento de Felipe González.
A la raíz de estos problemas, que no son todos los problemas que tenemos es a donde hay que ir para actuar sobre la raíz, y no sobre la hojarasca palabrera que es el camino que llevamos para estar mañana peor que hoy
*+