sábado, 18 de marzo de 2017

ETA EL 9 DE ABRIL NO TENDRÁ ARMAS


ETA anuncia su completo desarme para el 8 de abril



Por Kaos. Euskal Herria
17.o4.2017

El desarme definitivo se completará el 8 de abril, una semana antes del Aberri Eguna (Día de la patria vasca), un desarme que se pretende total, según avanza el diario francés Le Monde.

 Varios cientos de personas pertenecientes a las organizaciones de la sociedad civil y cargos electos del País Vasco francés participarán en el desarme definitivo de ETA. Los encargados de la entrega de armas piden que las Policías francesa y española no lo impidan y que haya verificadores internacionales.ETA quedará totalmente desarmada el próximo 8 de abril por la tarde con la entrega de cientos de armas y explosivos que, en la actualidad, están distribuidos en zona de monte y en casas particulares. Prácticamente la totalidad del arsenal se encuentra en Francia desde hace años, según informa Le Monde en su edición digital.

El periódico galo ha asegurado que Jean Noël Etcheverry, detenido el 16 de abril en la operación de Luhuso, en Francia, cuando se iba a proceder a la entrega de un arsenal de armas, ha explicado que ETA les ha confiado “la responsabilidad” del desarme. “ETA quedará totalmente desarmada en la tarde del 8 de abril”, ha asegurado.
 Las cinco personas de “la sociedad civil”, arrestadas en la operación de Francia, que fueron posteriormente puestos en libertad, se comprometieron con la banda a recibir las armas. Según afirman, en diciembre la Policía francesa solo requisó el 15 por ciento del armamento de ETA, mientras que el sábado, 8 de abril, se entregará todo su arsenal, ahora disperso en zonas de monte y en casas particulares.
Entre el arsenal de Luhuso había una decena de subametralladoras Uzi, cerca de una decena de fusiles de asalto G-3 (fabricado por la marca alemana Hecler & Koch), más de veinte revólveres Smith&Wesson, armas Sig-Sauer de estrellas, Browning, cientos de detonadores, decenas de kilogramos de explosivos y municiones, cables, etc.
ENTREGA “CON SEGURIDAD”
Los artífices de esta operación “inédita” pretenden tener la seguridad de que pueden actuar para la entrega de armas “sin ser perturbados” por actuaciones de las Policías de Francia o España, y advierten de que, si para proceder al desarme, corren el riesgo de ser encarcelados, posteriormente, “se está cerrando la puerta al proceso” de entrega de armas.
Asimismo, reclaman la garantía de que esas armas serán recogidas por el Gobierno galo y solicitan la presencia de “observadores imparciales” en el lugar para verificar el desarme.
OTEGI: ES UNA “BUENA NOTICIA”

Además, el portavoz de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha calificado de “buena noticia” el anuncio, al que, según ha asegurado, otorga “total credibilidad” y espera que se lleve a cabo “hasta el final”, con la “implicación” de la sociedad civil y los gobiernos vasco y navarro.
Otegi, quien ha ofrecido una primera “declaración de urgencia” en San Sebastián, ha reconocido que no espera “gran cosa” de los ejecutivos español y francés, pero que quieren pensar que al menos “no pondrán obstáculos añadidos a un acontecimiento histórico”.
El líder abertzale ha analizado el anuncio hecho por el militante ecologista Txetx Etcheverry en Le Monde, según el cual un grupo de intermediarios civiles vascofranceses se responsabilizarán de llevar a cabo el desarme de ETA antes del día 8 de abril.
http://www.huffingtonpost.es/2017/03/17/eta-anunciara-este-viernes-su-plan-de-desarme-para-proceder-a-la_a_21900106/

100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA (15/23)

León Trotsky

HISTORIA DE LA REVOLUCION RUSA

  marxists.org


Capitulo XV

Los bolcheviques y Lenin

Publicada por primera vez, en traducción de Max Eastman, como The History of the Russian Revolution vols I-III, en Londres 1932-33. Digitalizado por Julagaray en julio de 1997, para la Red Vasca Roja, con cuyo permiso aparece aquí. Recodificado para el MIA por Juan R. Fajardo en octubre de 1999.

El día 3 de abril llegó Lenin a Petrogrado de la emigración. Hasta este momento no empieza el partido bolchevique a hablar en voz alta y, lo que es más importante, a tener voz propia.
El primer mes de la revolución fue para el bolchevismo un período de desconcierto y vacilaciones. En el manifiesto del Comité central de los bolcheviques, escrito inmediatamente después de triunfar el movimiento de Febrero, decíase: «Los obreros de las fábricas, así como los soldados sublevados, deben elegir inmediatamente sus representantes en el gobierno revolucionario provisional.» El manifiesto vio la luz en el órgano oficial del Soviet, sin comentario ni objeciones, como si se tratara de un documento académico. Y es que hasta los propios dirigentes bolcheviques a atribuían a su consigna un valor meramente demostrativo. No hablaban como representantes de un partido proletario que se dispone a afrontar una lucha imponente por la conquista del poder, sino como el ala izquierda de la democracia que, al proclamar sus principios, tiende a abrazar el cometido de oposición leal durante un período de tiempo indefinido.
Sujánov afirma que en la sesión celebrada por el Comité ejecutivo el 1º de marzo sólo se discutieron las condiciones de traspaso del poder. Contra el hecho mismo de la constitución de un gobierno burgués no se alzó ni una sola voz, a pesar de que, de los 39 miembros del Comité ejecutivo, 11 eran bolcheviques y simpatizantes: tres de ellos, Zalutski, Chliapnikov y Mólotov, pertenecían al centro.
Al día siguiente, según cuenta el propio Chliapnikov, de los 400 diputados presentes en la sesión del Soviet, sólo votaron en contra de la entrega del poder a la burguesía 19, cuando la fracción bolchevique contaba ya con 40. Esta votación se desarrolló en medio de la mayor tranquilidad, en medio de un orden parlamentario perfecto, sin que los bolcheviques formulasen proposición alguna clara en contra, y sin provocar lucha ni agitación de ninguna clase en la prensa bolchevique.
El 4 de marzo, el buró del Comité central votó una resolución acerca del carácter contrarrevolucionario del gobierno provisional y la necesidad de orientarse hacia la dictadura democrática del proletariado y de los campesinos. El Comité de Petrogrado, para quien esta resolución no tenía, como así era, más que un valor puramente académico, puesto que no indicaba qué era lo que había de hacerse, enfocó el problema desde el extremo opuesto. «Teniendo en cuenta la resolución acerca del gobierno provisional votada por el Soviet», declara que «no se opone al poder del gobierno provisional en la medida en que...» Era, en esencia, la posición de los mencheviques y socialrevolucionarios, sólo que replegada sobre la segunda línea. Esta posición abiertamente oportunista del Comité de Petro