sábado, 29 de septiembre de 2012

30.000 FAMILIAS CON NIÑOS PASAN HAMBRE EN ESPAÑA, PERO EL REY BOCAS Y SU FAMILIA NO

 (El Rey, ¡majo, mu majo él!, acompañado por quince bocas más, que cada una de ellas de por sí y por separado, comen más que la orilla de un río. Se hallan las susodichas bocas en la pausa de gastos oficiales, que empalman con el monto total desconocido de lo que verdaderamente gastan cuando gastan por lo oficial, lo que hace un monto total de gasto de cojón de mico de cágate Lorito y vuelte a cagar, que Lorito que no caga es que es loro real, porque la verdad es que es para empezar a cagar y no dejar de cagar que cagador que no caga es como si no cagara, la verdad. Pero aparte cagadas, en la foto está el escopetero precoz, que se le lió a tiros con el propio pie y la abuela, que tambien está en lafoto, dijo que nada, que cosas de niños. Está tambien el que más tiros pega para matar a un elefante: siete tiros Majestad, para darle a un elefante que es más grande que un cerro grande, son muchos tiros Majestad, ese pulso Majestad, que es que son muchos tiros, hombre, y además como no se mire el pulso cuando le vuelva a dar de hostias al chofer no se las va a dar bien. El pulso, Majestad, ese pulso. Hay que ir al ginecólogo o al urólogo o al pulsólogo, a quiem sea, pero que se lo miren, hombre. El pulso para ser campechano, que es de lo único que sabe ejercer ordinariamente bien,  es vital. Tambien se hallán presentes la naranja, pero por mitades: El Teniente Coronel que no se sabe que Teniente Coronel es, porque ni siquiera nos ha ganado una mala batalla que llevarnos a la boca, con su hija en brazos y con las que  nos tiene amenzados de aleonarnos el Trono de España (que digo yo, Alteza, y no me lo tome a mal, ¿no será menos? Si lo que viene ahora es una República, Alteza. Palabrita Niño Jesús Republicano, Alteza, una República), y Doña Leticia, que los trasteos que haga por la parte baja del Trono no se sabe, pero que en modelitos y cirugía estética gasta lo que no está en los escritos, y no está en los escritos porque no se sabe, y al no saberse no se sabe, ¡chis pum!
Está la inocent, la mujer del chorizo sombreado Urdangarín, pero como ella es inocent y no se enteraba del dónde, cómo y para qué le entraban los millones de euros que robaba el marido y metía en las cuentas corrient que ella utilizaba, para comprar el pan, la leche, el yougurt de oferta y demás,  pues ya está todo dicho, no es menester más e inocent, pero inocent, queda.  Punto.
El duque de Mari chalá, ¡ay, Jesús que hombre!, como no se sabía si iba o venía, aunque yo creo que sí se sabía donde tenía el epicentro y la gracia (yo por dar pistas, nada más. En mi pueblo las avispas, que