sábado, 30 de junio de 2012

CADENA SER: EJEMPLO EJEMPLITO (ES LARGO, PERO VALE LA PENA PARA SABER EN MANOS DE QUE MAMELUCOS DEL CAPITAL ESTAMOS)



(José Luis Cebrian. Jefatón del grupo PRISA en españa -que no español- del que depende la cadena SER, promotora de un nuevo desorden social vía laboral)



¿Y que tal? ¿Qué les parecería a ustedes que a los manducotes del capital les fuéramos cantando las cuarenta; veinte en oros; las veinte en espadas y las veinte en copas, y ya que estamos, les cogiéramos también As y el Tres? Que nadie debe vivir por encima de sus posibilidades además de evidente es justo y necesario, y es el propio San Pablo el que dice “el que no trabaje que no coma”, pues al San Pablo que me tiro de cabeza como un loco. Ah, y es evangélico esto, nada de mariconadas.
  Si le quitamos la cháchara; las mini tonterías; las tonterías completas con pies y cabeza; las lisonjeras tontadas; la demagogia; la meliflua tonada a las palabras vacías y no confundimos lo que es una creencia con lo que es una idea, o sea, si pensamos (que tampoco es tanto pecado el pensar) nos conduce irremisiblemente al descascarille de las palabras, o sea, al meollo de la cuestión, que es lo propio del ser racional, o sea del que ejerce la razón y se concluirá muy pronto, que el que crea la riqueza es el trabajo. 
 Sin trabajo, mierda, puturrú de fuá en salsa verde, o sea nada, por tanto la riqueza pertenece al que la produce, el trabajador, y el primero que tiene que empezar a vivir bien es el trabajador que para eso trabaja, para vivir bien, y el que tiene que estar a la cola por ver si queda algo de sopa para comer es el que no trabaja, o sea, el parasito social (el trabajador que esta en paro no es un parasito social, sino un trabajador que no tiene trabajo, porque lso que viven a su costa ni siquiera le dan trabajo. Y puede que haya un trabajador que no tenga trabajo y que además sea mas perro que la chaquete de un guardia municipal y que además sea un autentico cabronazo, incluso pelotas, puede ser. Pero por cada trabajador que se encuentre así, yo me comprometo a encontrar una docena de obispos, medio saco de reyes, dos carros de políticos, cuatro vagones de tren de presidentes de consejo de administración, incluido el de la SER, dos camiones de ex presidente de gobiernos españoles, cuatro manojos de comentaristas radiofónicos de postín, una plaza de toros llena de banqueros, incluido Botín, 125.000 aspirantones a cargos de vivir sin trabajar, llamados políticos, una morterada de trabajadores que han votado al PP creyendo que les iban a sacar las castañas del fuego, etc., etc. 
O sea que el vago trabajador no son los trabajadores, el vago trabajador está mucho más cerca de ser presidente del consejo de administración de Telefónica que de trabajador de verdad, para que nos vayamos entendiendo). Parasito social es un succionador de la savia de la sociedad, o sea, de la riqueza de la sociedad, y “parasita” social, o sea, succionadora de la riqueza social es, por ejemplo, la princesa Leticia cuando se hace rodear de 14 modistos para que le hagan un modelín-modelito, o su señor esposo, el Principe Felipe cuando tiene un sueldo de teniente coronel sin ejercerlo, y todavía aumenta su fortuna con el tuli de no se sabe qué, o don Manuel Pizarro, rico él, que se arrastró paquete de millones y venga millones por haber sido presidente de ENDESA, o sea, parasito de al sociedad es aquel que se lleva de la sociedad más, pero bastante más de lo que aporta (yo no sé lo que aporta a la sociedad la Reina Sofía ni la señora de Rajoy ni el cuñado de Esperanza Aguirre ni los barones del PSOE, ni Artur Mas el hotelado a base de bien y sin pagar un céntimo), y con esto quedan excluidos de la parisitaría social todos los trabajadores y todos los pensionistas, salvo al que le llegue la pensión por haber estado conectado el enchufe de la fábrica de enchufes. 
 Llegamos así a los trabajadores de la Cadena SER, no crean que se me fue el santo al cielo, que la cosa la llevo encarrilada, dando algún que otro tumbo, de un sitio a otro, pero la cosa es la cosa.
 La SER se llama “S”ociedad “E”spañola de “R”adiodifusión, es decir, que la SER no la puso ningún pericón