sábado, 6 de octubre de 2012

ANDALUCIA ANTE LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO





 Antonio Torres 
 Kaosenlared 
 Viernes, 05 de Octubre de 2012 09:25 

Se puede estar llorando y pataleando porque los Presupuestos Generales del Estado discriminan a Andalucía, se puede incluso recurrir al tópico de insultar a vascos y catalanes, o se puede hacer algo mejor, no depender más de quienes nos humillan de quienes nos maltratan como andaluces y como trabajadores, se llamen España, Unión Europea o “mercados” y construir una Andalucía libre, soberana y verdaderamente socialista. 

 La reacción del Gobierno andaluz ante la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2013 no se hizo esperar, el Presidente de la Junta de Andalucía, Juan Antonio Griñán afirmó que el Estado incumpliría el Estatuto de Autonomía de Andalucía si no se recogía la exigencia de una inversión estatal en Andalucía equivalente al 17,9%. Igualmente, aunque Griñán espera que esos Presupuestos sean enmendados en el trámite parlamentario, confesó sentirse “preocupado” por los mismos. Al respecto, conviene recordar que teniendo presente la jerarquía normativa, unos Presupuestos Generales del Estado no pueden vulnerar lo establecido en un Estatuto de Autonomía debido a que éstos son leyes orgánicas, de mayor rango que una ley de Presupuestos, aunque sean del Estado. 

+++++ Más allá ha ido el Vicepresidente Valderas: "Andalucía no ha recibido lo que dice nuestro Estatuto, porque nos corresponde cerca del 18 por ciento en la inversión y no hemos llegado al 14 por ciento, y lo que es más preocupante, que de los cerca de 1.800 millones de euros que tendría que haber de inversión en 2012 no hemos llegado a que esté en ejecución ni por encima el 12 por ciento". Por eso animaba al pueblo andaluz a la movilización: "(…) hay momentos en que los pueblos tienen que movilizarse y comprometerse con su Gobierno", con el Gobierno andaluz se entiende, y continuaba diciendo: "Hay fechas simbólicas en la historia de Andalucía, como un 4-D y un 28-F, momentos en que este pueblo fue capaz de decir aquí estamos, queremos seguir adelante en igualdad de condiciones con otros territorios, y ahora hay que seguir avanzando con la idea de que las comunidades autónomas son la solución y no el problema porque han demostrado ser capaces de poner en valor políticas que igualan a los ciudadanos en materias fundamentales como educación, sanidad, dependencia o servicios sociales". Es corriente que el también Coodinador de IU en Andalucía saque a relucir estas dos fechas tan simbólicas en la Andalucía contemporánea, el 4 de Diciembre de 1977 y el 28 de Febrero de 1980, siempre con la intención de soliviantar al pueblo andaluz contra las injusticias que sufre, aunque, también como siempre, esas movilizaciones por él promovidas se acaben disolviendo como el azucarillo en el agua, si es que alguna vez se llevan a cabo. 

Los sindicatos oficiales del régimen monárquico español en Andalucía, CCOO y UGT, se han pronunciado en el mismo sentido que Valderas, llamando a la movilización de los trabajadores de Andalucía. 

Sin que sirva de precedente, podemos y debemos estar de acuerdo con Griñán y Valderas, los Presupuestos Generales del Estado son discriminatorios con Andalucía y llegan incluso a incumplir la legalidad vigente porque tal y como se establece en el apartado 3 de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía para Andalucía: “La inversión destinada a Andalucía será equivalente al peso de la población andaluza sobre el conjunto del Estado para un período de siete años”. En recientes confrontaciones parlamentarias entre el Presidente Griñán y el líder del PP en Andalucía, Juan Ignacio Zoido, el primero no se ha cansado de repetir la palabra “maltrato” para referirse al comportamiento del Estado respecto a Andalucía en los Presupuestos Generales del Estado para el 2013. Estamos de acuerdo, es un auténtico maltrato, especialmente para los trabajadores de Andalucía.

Sin embargo el hecho de coincidir puntualmente con Griñán y Valderas en lo referido a los Presupuestos Generales del Estado nos ha de servir para una reflexión que, seguro, ni Griñán ni Valderas harán: el trato del Estado español hacia Andalucía siempre ha sido discriminatorio, humillante, vejatorio, injusto, y en no pocas ocasiones, hasta ilegal. Porque no es una cuestión de unos Presupuestos Generales, porque ni siquiera es una cuestión de más o menos inversiones o de los criterios para asignar las mismas, o de ese imposible, por más que se intente con “cafés para todos”, acuerdo de financiación de las Comunidades Autónomas, y de la Comunidad Andaluza en particular, ni por supuesto, es una cuestión del PP, del PSOE o de IU, eso tampoco, sino porque es una cuestión de opresión nacional, porque Andalucía es una nación oprimida, con todo lo que eso implica en lo político, social, econ