domingo, 3 de enero de 2016

DESPUES DEL 20 D VIENE EL 21... 14 DE ENERO... 32 DE MARZO... 85 DE MAYO Y 7 DE JULIO, SAN FERMÍN. DESCARTÁNDOSE, SEGÚN FUENTES REQUETEBIEN INFORMADAS, QUE NO SERÁ EL ELEFANTE QUE DEJO TIESO DE SIETE TIROS (NI PUNTERÍA ELEFANTÍSTICA TENÍA) EL REY JUAN CARLOS PALOTE (I), COSTÁNDOLE LA CANA AL AIRE QUE SE ECHÓ TRES COSTILLAS LATERALES JODIDAS, CARTÍLAGOS VISCERALES AVERIADOS, TIBIA Y PERONÉ ALLÁ QUE TE VA Y TRES PATAS DE LA SILLA DEL TRONO QUE RESULTARON LADEADAS, GRACIAS A DIOS SANTO.


 
¿QUIÉN SERÁ EL "ELEFANTE BLANCO" QUE PODRÍA VENIR DESPUÉS DEL 20 D?
 
Rebelión
02.01.2016

Tras las elecciones generales del 20D, la situación de bloqueo político en España resulta más que evidente para formar una mayoría estable y coherente de Gobierno que empiece su andadura con ciertas garantías de éxito.
La soluciones pasan por celebrar nuevos comicios en primavera, que el PSOE deje gobernar al PP mediante su abstención favorable a los intereses de Rajoy, la gran coalición de PP y PSOE o una alianza de izquierdas entre los de Pedro Sánchez, Podemos e IU como base fundamental del posible pacto parlamentario.
Ninguna de las soluciones esgrimidas es plenamente satisfactoria para nadie y todas, caso de producirse, nos llevarían a una legislatura breve antes de volver a las urnas a medio plazo.
El PSOE tendría muy difícil explicar a la opinión pública su apoyo táctico al PP y con respecto a Podemos ya sus principales dirigentes regionales se han posicionado meridianamente en contra. También cabría decir que la amalgama de sensibilidades particulares en el movimiento liderado por Pablo Iglesias podría hacer aflorar sus matices distintivos ante un acercamiento a las posturas del PSOE.
Sin embargo, puede haber otra solución de compromiso inédita en España, de recorrido corto, que permita salvar los muebles al bipartidismo sin afectar negativamente a la imagen de PP y de PSOE: un ejecutivo tecnocrático, con personajes presuntamente de ideología neutral e independientes de los aparatos oficiales partidarios.
Los fundamentos de ese hipotético gobierno tecnocrático serían la unidad de España contra el secesionismo catalán y otros a la espera, la defensa a ultranza de la Constitución, el control del déficit a toda costa, la participación en la lucha internacional contra el terrorismo yihadista, medidas cosméticas y generalistas contra la corrupción, la profundización de las reformas neoliberales y la ampliación de los recortes sociales solicitados por Bruselas y el FMI.
Todo muy técnico y reformista: lo que se debe hacer sin trabas ideológicas de ningún tipo, liderado por personajes públicos de prestigio sin pasado en el PP o el PSOE. Ciudadanos tampoco estaría en contra de esta vía política de coyuntura.