miércoles, 21 de marzo de 2018

PENSIONES: ¡OH, SU SEÑOR MAJESTÁ (Que la majestá es Suya y no mía), DE LOS BORBONES EL 6º TIRANDO POR LOS FELIPES!, ¿POR QUÉ ESTAS DEJANDO QUE CUATRO GABILLETES DE LA MENTIRA DIRIGIDA Y DOS DE LA ECONOMÍA ESTÉN ENGAÑANDO, PASO PREVIO AL ROBO, A TU AMADO PUEBLO? Y NO DIGO MÁS, QUE TÚ YA ME ENTIENDES (Y que salve Dios al Rey, que como no lo salve Dios yo no muevo un dedo para salvarlo). SALUT, MAJESTAT.


(¿No sería bueno -y justo y necesario, amén, Jesusito de mi vida eres Niño como yo- que personas como Vicenç Navarro explicara a la sociedad española -incluido Herrera Carlos, locutor de ustedes de la Cadena COPE para estar informados- si las pensiones nos las tiene que robar sí o sí la banca mediante su brazo del tenderete del Pacto de Toledo en el que se afanan PP-PSOE-C´s y otros pascualetes, o si por el contrario, como son nuestras, pagadas con nuestros dineros, nos las tienen que dar?)

* * *

LAS PENSIONES SON VIABLES (ESCRITO EN 2009)









Vicenç Navarro
Sociología Crítica

09.06.2013


Graves errores metodológicos hechos por los economistas (y los medios de información y persuasión) liberales en sus diagnósticos del colapso de las pensiones.
Recientemente hemos visto una avalancha liberal que tiene como objetivo alarmar a la población haciéndole creer que las pensiones no son viables. La Comisión Europea, el Banco de España, el BBVA y el Partido Popular Europeo (del cual el PP español forma parte) han publicado informes y documentos que alertan a la población española de que hay que reducir las pensiones porque el sistema de Seguridad Social que las financia no es sostenible. En defensa de sus posturas presentan datos e información empírica que asumen que apoyan sus alarmas sobre las cuales basan sus recomendaciones. Todos estos documentos tienen errores graves que invalidan sus conclusiones, transformando tales documentos en manifiestos políticos en lugar de informes científicos. Veamos tales errores.
1. Asumir que la esperanza de vida mide los años que una persona vive

Tales documentos asumen erróneamente que el hecho de que la esperanza de vida promedio de España