sábado, 10 de enero de 2009

ESTO YA ES HARINA DE OTRO COSTAL

Fíjense que inocencia y simpleza la mía. Pensaba yo que el ejército israelí, al hacer que lo palestinos huyan aterrorizados ante el cobarde ataque que están realizando, eran unos terroristas. Y como llevan ya más de cien niños muertos a sus espaldas, como consecuencia de ésos ataques, pues que me creía que era unos asesinos, ¿qué les parece?
Me equivoqué, lo reconozco. El ejército israelí no es terrorista y asesino. Que nos es solamente eso, ya he reconocido mi error.
El ejército israelita es el brazo armado de una facción capitalista USA-judío, y como consecuencia de ello, para hacer prevalecer los intereses de esa facción capitalista a la que representa y sirve, asesina y aterroriza a quien se le ponga por delante.
El genocidio que el ejército israelí está cometiendo contra el pueblo palestino, se presenta a través de los grandes medios de desinformación como una lucha contra la organización terrorista Hamás, a la que el Estado español también atribuye el mismo carácter terrorista, por lo que, dada la pureza del Estado español para estas cosas del terrorismo, que para mear se la coge con papelillos de fumar, no puede dialogar con Hamás.
Igualito que los americanos, que con terroristas no hablan, pero armas para el ejercito israelí para que pueda seguir aterrorizando y asesinando, sí.
Pero lo que son las cosas…, si es que el mundo es un pañuelo. Mierdosillo, pero pañuelo, porque si te pones a menear papeles y a mirar a un lado y otro para enterarte qué es esa cosa de Hamás, te topas con un tal John Expósito, islamista y ex asesor de Bill Clinton, aquel presidente USA que hacia que se la chupara la becaria “Chupinsqui” por debajo de la mesa, ¿se acuerdan?
Pues dice este John Expósito
[1] que Hamás es una organización que “presta servicios sociales inexistentes en Palestina” y que los americanos no quieren dialogar con Hamás (el Estado español tampoco), porque les da miedo dado que “no es sobornable.”
“Apoyamos –dice también John Expósito-, por ejemplo, a Mubarak (que estos día anda dándose abrazos de buena camaradería con el Rey y Zapatero) en Egipto, que es un autócrata corrupto (¡comorrr, comorrr!), y sin embargo rechazamos cualquier diálogo con Hamás, que es una fuerza con respaldo electoral.”
O sea, que Hamás es una organización democrática. Hay que ver de qué cosas se entera uno si no se cree el pienso ideológico y desinformativo que te preparan los que dicen ser los representantes políticos de uno, y que te echan los grandes medios de desinformación.

*
[1] “Hamás nos da miedo porque no es sobornable”, Elplural.com, 27.06.07.

ARTICULO DE J.C. VAZQUEZ (Aliaga, Teruel)

LIDERAZGO POPULAR POR IMPOSICION DEMOCRATICA

Para centrarnos en el tema, comenzaremos por analizar el término “rol”, para concluir con la aplicación de este término a las funciones del Alcalde.

Según el diccionario de sociología, rol es : “ conjunto de normas y espectativas que convergen en un individuo en cuanto ocupa una posición determinada en una red, más o menos estructurada de relaciones sociales o bien en un sistema social, en nuestro caso el pueblo”.

Por lo tanto, en el rol que desempeña el alcalde deben converger un conjunto de normas y espectativas que lo cualifican para ocupar una posición determinada en el pueblo, alcalde. A esas espectativas mencionadas debe responder con hachos, con acciones, frente al pueblo que lo votó, y lo votó precisamente por eso, por las espectativas.

Pero no nos equivoquemos, las espectativas a las que nos referimos son las del partido bajo cuyas siglas el señor alcalde se presentó a las elecciones municipales. O, al menos, eso es lo que pensaban los que lo votaron.

El partido en cuestión es el PSOE, y desglosando los términos que la componen, concluimos con que lo de partido y español es obvio, sin desconsiderar posibles nacionalismos. Respecto de los otros dos términos, obrero y socialista, podemos discutirlo.

La palabra “obrero” tiene un carácter marcadamente simbólico, además de un fuerte contenido de marketing. La inclusión de este vocablo es garantía de éxito.

Respecto del término “socialista”, ¡qué podemos decir!. Suena bien, a no ser porque es sólo eso, un término, un significante. Es sólo un concepto teórico, cuando debería ser un concepto práctico.

Resumiendo, podríamos decir que de PSOE nada de nada monada, daría igual decir POE, siempre y cuando “obrero” es un concepto vacío, separado de cualquier connotación, un simple “flash” publicitario.

Para muchos de nuestros socialistas, socialistas de siempre, el socialismo es eso, PSOE, sólo eso, lo opuesto a lo otro.

Pues bien, el señor alcalde de Aliaga es eso, sólo eso, del PSOE, y del PSOE según lo dicho.

Por otro lado, ser alcalde es ser el “líder legal” del pueblo, y dicho así ya está; pero no, no está.

Ser líder implica un conjunto de rasgos, técnicas y estrategias, del esfuerzo personal y de la capacidad de, primero, saber liderarse a sí mismo, para después saber guiar con eficacia al grupo, al pueblo. Es por tanto, una habilidad innata adquirida o desarrollada, según los casos y las veces, que presenta una persona para dinamizar a los miembros del pueblo, en el caso concreto en que estamos, con el fin de lograr los objetivos propuestos.

O sea, líder, lo que se dice líder, no es cualquiera, a no ser que sea por imposición, de forma autocrática.