sábado, 20 de marzo de 2010

¡LAGARTO, LAGARTO!

(Los cinco bomberos catales confundidos con miembros de ETA que la policia francesa detienen, y que reconocido el error, tanto por el Estado francés y español, permanecen todavia siendo interrogados en una comisaria francesa. ¿Pero estos Estados en que estado están?)
Que ya lo sé. Que ya sé a lo que me expongo, no se me vayan a creer que soy más tonto de lo que parezco y que no sé que me estoy exponiendo a que en cualquier momento me coja Rajoy por el brazo, me zarandee y empiece a decirme: Que te lo tengo dicho, que me estás quitando el pan, que estás hablando de lo que yo hablo, de lo que le interesa a la gente y sólo de lo que a la gente le interesa: de la colaboración de los gobiernos contra ETA. Tú habla si quieres de que la solución de esta crisis es la preparación de la siguiente crisis más aguda que la actual; que la bromilla esa de la jubilación a los 67 años con menores pensiones, china, china, china, chana…, terminará por ser verdad, al igual que las condiciones de trabajo futuras serán más precarias que las de hoy; la sanidad pública del futuro, si es que queda, será bastante peor que la de hoy…; habla si quieres de esa mierda de puente que cruce el Guadalquivir que es importante para tu pueblo. Si quieres empieza a indagar que bancos van a empezar a jugar con el dinero de la Seguridad social como si fuera de ellos cuando termine el pasteleo del Pacto de Toledo… De todo eso puedes hablar, porque eso a la gente no le interesa un pijo. Pero a ETA no me la toques, que ETA es lo que le quita el sueño al pueblo español.
Pues, para que vean. Se la voy a tocar, a pesar de que ya les digo, me echará la bronca cuando me vea.
Aunque bien mirado. Si uno se pone en plan quisquilloso y empieza a dale que te pego con la cuestión de ETA, a partir de la información (¡ay, que risa, María Luisa!) que proporcionan los grandes medios de comunicación (es más bien pienso ideológico, que me he puesto en plan quisquilloso, que se le va a hacer…, ¿captan, no?) en realidad es hablar de bien poca cosa, o incluso peor, porque si uno se pone a darle vueltas a la hoja de rábano, y la mira por un lado; por el otro; por arriba, por abajo…, y otra vuelta más. Llega uno a la conclusión que el rábano es una de sus hojas, pero el rábano no es su hoja.
ETA mata en Francia a un policía, es decir, mata a una persona. Condena sin paliativos. Matar es un crimen, y si la ley lo ampara es un crimen legal.
La cámara de vigilancia de un supermercado francés filma las imágenes de cinco etarras, a cuyas imágenes pertenece la foto de arriba… Y, ya no digo nada más, que tampoco me quiero indisponer del todo con Rajoy, dejo que comenten la imagen los medios de comunicación que son mucho más serios que yo, y saben mucho más de asunto que yo. Sigan, sigan leyendo, sigan. Dice Nuevatribuna.es (20.03.2010): “En los dos vídeos, de pocos segundos de duración, se ve al grupo de cinco presuntos etarras entrando en el establecimiento comercial. Uno de ellos se adelanta y le siguen los otros cuatro, uno portando un carro de la compra vacío. Nada más atravesar los arcos de seguridad de la entrada, el grupo se detiene y todos, con las manos en los bolsillos, comienzan a mirar hacia todos lados.”
Sigue diciendo diariodenavarra.es (20.03-2010): “Según los medios franceses, los cinco han sido reconocidos por compañeros del agente fallecido que también sufrieron el tiroteo”
Y para concluir y no hacerles esto más largo que un día sin pan. Afirma ADN.es (20.03.2.010): “Las Fuerzas de Seguridad de España y Francia han distribuido las imágenes de cinco terroristas de ETA que participaron en el robo a un concesionario de vehículos en el que murió un agente francés, obtenidas por las cámaras de seguridad de un supermercado de la localidad gala de Dammarie-les-Lys.”
Ahora ya me toca, hablo yo. En toda esta información sólo hay una cosa que no es cierta. O sea, falsa-falsus, quiero decir, que es mentira, para que nos entendamos, y es: que los cinco etarras filmados no son más que cinco bomberos catalanes, que como comen como todo el mundo, fueron al hiper a comprar comida. Pobretes míos. Yo sólo le pido a Dios que a estos cinco bomberos no me los vayan a hacer ahora héroes nacionales cuando vuelvan a Cataluña con el culico preto, por haber hecho lo que ni en broma habían pensado hacer. Eso sí, lo reco