lunes, 18 de enero de 2016

EUROPA, SIN ROGAR Y CON EL MAZO DANDO


La propuesta de un Espacio de Convergencia contra la actual UE supera las 8.600 adhesiones a los dos días de la convocatoria

MADRID ACOGERÁ UNA CONFERENCIA EUROPEA CONTRA LA USTERIDAD ENTRE EL 19 Y EL 21 DE FEBRERO

 
Rebelión
18.01.2016

El centro social y cultural Matadero de Madrid acogerá los días 19, 20 y 21 de febrero unas jornadas europeas “contra la austeridad y por una Europa democrática, sostenible e igualitaria”, cuya programación se concretará próximamente. Las jornadas contarán con debates, grupos de trabajo y exposiciones abiertas a la participación ciudadana. El objetivo de la iniciativa es, según los promotores, generar un espacio de confluencia entre personas, movimientos y organizaciones que se oponen al actual modelo de Unión Europea. “Se trata de romper con el régimen de austeridad de la UE y democratizar radicalmente las instituciones, además de ponerlas al servicio de la ciudadanía”, explican.
La iniciativa se convoca después de una entrevista al exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, publicada por el diario italiano L'Espresso el pasado 23 de diciembre, en el que el economista anunció el lanzamiento de un movimiento “paneuropeo” para democratizar la UE y superar la fragmentación actual de la izquierda. De acuerdo con esta idea, el próximo 9 de febrero está prevista la presentación del “Democracy in Europe Movement” (DiEM 25) en el Teatro Volksbühne, emplazado en la Plaza Rosa Luxemburgo de Berlín.
El llamado a la confluencia viene aguijoneado por palabras como las del actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker: “No puede haber decisiones democráticas contra los Tratados Europeos”. Recientemente Juncker ha pedido asimismo para el estado español un gobierno “estable” y que se constituya “lo antes posible”, en sintonía con el argumentario del Partido Popular. Se da la circunstancia de que este curtido dirigente europeo (presidente del Eurogrupo entre 2005 y 2013) y miembro del Partido Popular Social Cristiano luxemburgués, tuvo que abandonar en diciembre de 2013 la presidencia del Gran Ducado por las diversas “irregularidades” cometid