sábado, 4 de diciembre de 2010

DE ESTA MANERA SE MOSQUEA CUALQUIERA: MINISTRO RUBALCABA

(Desertor controlador aéreo disfrazado de peregrino para que no le caiga la regañina militar del ministro Rubalcaba)


¡Se acabó el cachondeo. Militarización, fuera máscaras!
Movilización de los trabajadores controladores aéreos. Fuera derechos sociales, sindicales y leches, y si al toque de corneta no se presentan a su lugar de trabajo, ¡leña!, a un castillo militar a cumplir lo que les caiga por rebelión militar, o por desobediencia militar, o por lo que sea, al castillo, a tomar polculo.
Aunque bien pensado, esta demostración muscular del ministro Rubalcaba contra los controladores aéreas haciendo de portavoz del gobierno y declarar el Estado de Alarma para amedrentarlos, me parece una ternura que no le corresponde a un ministro tan duro-piedra como Rubalcaba.
Aquí con dos cojones, ministro. O nos ponemos o no nos ponemos. Si estamos en lo militar a fusilar tocan: fusilamiento general intrínseco y preventivo, las declaraciones y las quejas después. Esto es la guerra de apariencias ministro, y con la marcialidad a cuestas no nos podemos andar con mariconadas.
Nada de dos meses y un día de castillo militar, ni de seis meses o de dos años y un día si se pone muy chulo el controlador aéreo: afusilamiento, ministro, afusilamiento, que te lo vengo diciendo.
Pero no jodamos, ministro que te conozco, plan Gila (¡que anda que no se tiene que estar riendo el hombre a la diestra del Padre contándole sus chistes de cañones sin agujeros!), afusilamiento general que es que hablan mu malamente estos controladores, pero sin fusiles y sin nada: haciendo el ruido del fusil con la boca, tal que ¡púm!, a tomar polculo el controlador, ¡otro! Que esto de afusilar me va, que estamos en guerra.
Lo bueno de la declaración del Estado de Alarma es que es el propio ministro el que nos viene a demostrar que los servicios públicos, tales como la sanidad, la enseñanza, la distribución del agua, del gas, de banca, la electricidad, los transportes públicos y, concretamente, los aeropuertos (que es la gotita de agua que le va a dar el gobierno a Rajoy) que es por donde ahora van los tiros, no pueden estar en manos de cuatro cacicotes del capital, sean o no mafiosos declarados, y que todos los problemas que pudieran surgir pueden ser resueltos vía política-militarización urgente y de un momento para otro.
Por ejemplo, que los bancos crean una crisis como la actual; presionan a los gobiernos vía fantasmagórica mercados financieros para que les den cientos de miles de millones de euros, que chantajean a los gobiernos para hacer que los trabajadores vivan peor, no hay cuidado, ningún problema.
Eso de los problemas para salir de la crisis era antes, pero ahora con la demostración de Rubalcaba de la cosa militar como instrumento político para tapar las incapacidades propias, el problema queda resuelto inmediatamente: militarización de la banca, y una vez militarizada se van llamando a los Policarpos presidentes del banco en cuestión uno a uno, por ejemplo, al del Banco de Santander y se le dice: que ahora mismo me vas a decir como te has hecho rico mientras los demás se empobrecían, que dónde esta el dinero que según tú, listo, que eres muy listo, dices que has ganado, que dónde están los dineros públicos que te acabo de dar, que con qué dinero te acabas de comprar quince nuevos millones de euros en acciones y que qué de qué. Con esto Botín se acojona, como si lo estuviera viendo, y en vez de chantajear como hasta ahora ha venido haciendo al gobierno, y como no se puede negar a nada de nada, porque está militarizado, va y suelta la mosca, devuelve todo lo que no es suyo, luego se le lleva al juzgado para que responda personal y penalmente por haber promovido desordenes sociales y haber creado inseguridad ciudadana, y alterado el precio de las cosas, y aquí paz y allá gloria. ¿Ven que cojonudo es el ministro Rubalcaba este?
*++