miércoles, 1 de junio de 2011

BALOMPEDICO RAJOY DESDE EL ESTADIO MADRILEÑO DEL PP SE DIGNA DAR UNA RUEDA DE PRENSA DESPUES DEL PARTIDO


Todo el mundo sabe que un partido de futbol dura noventa minutos; que el balón es redondo; que una mano cerrada es un puño y que hasta que no pasa el rabo todo es toro. Sin embargo, el entrenador después del partido sale a decir lo que ya sabíamos todos antes de que se sentara a decir sandeces.
Mariano Rajoy tiene más clase que todo eso. Para empezar don Mariano se entretiene en dar una rueda de prensa quince días después de que el PP, equipo al que entrena, ganara casi por goleada inmisericorde en numero de Concejales al campeón de la Moncloa, el PSOE, que tiene de socialista lo que yo de Santiago apóstol el campero.
La virtud de don Mariano es la de decir y no decir o no decir y decir, pero sin decir, para que no se diga que dice o, decir para que se diga que no dice o viceversa, pero sin decir, porque el matiz este de no decir es fundamental para entender a don Mariano o, para no entenderlo, o viceversa.
Así, pues, don Mariano, el ni fu ni fa o viceversa, ha hablado, y decir Gran Jefe Mariano:
Yo (Mariano el Gran Jefe) tener tanto que decir que mejor callar para no decir.
¡Punto. Tiempo. Se acabó la conferencia!
Y dice el Ojo Atípico, fiel seguidor de Mariano el manso: “así se habla, Mariano. Zapatero dimisión.”



*++

PARA EL 15-M: EN QUÉ QUEDAMOS: ¿LECHE O CALDO TETA?