martes, 25 de diciembre de 2018

¡ULTIMA HORA NAVIDEÑA DE USTEDES SEAN FELICES Y TAL Y TAL! JOSÉ ABANDONA A LA VIRGEN, EL NIÑO, LA MULA, EL BUEY Y LA BURRA (y sin pagar la Posada, que ahí está el detalle) PARA COGER SITIO EN PRIMERA FILA DE LA FRONTERA TURCA PARA VER LAS NUEVAS FORMAS DE ASESINATOS DE LOS KURDOS, DESDE EL MÁS GRANDE AL MÁS CHICO, EN EL AÑO 2019, EN EL QUE USTEDES TIENEN QUE SER MUY FELICES




El retiro abrupto de Trump de Siria podría proporcionar exactamente las condiciones anárquicas en las que ISIS siempre ha florecido

Rebelion
25.12.2018

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


Vehículos blindados estadounidenses con sus estrellas y rayas en volandas estaban patrullando hoy cerca de la línea turca-kurda al oeste del río Éufrates en el norte de Siria. Pero, ¿cuánto tiempo seguirán haciéndolo después de la decisión del presidente Trump de retirar a 2.000 soldados estadounidenses de Siria, afirmando que no hay razón para que estén allí después de la derrota de Isis? Y cuando se vayan, ¿abrirán las puertas a una nueva y posiblemente muy sangrienta fase en la guerra siria de siete años?  

Turquía dice que invadirá y destruirá el casi independiente enclave kurdo, que los kurdos llaman Rojava, una vez que ya no está bajo protección estadounidense. Dicen que los militantes kurdos que gobiernan el enclave "serán enterrados en sus zanjas cuando llegue el momento".

Los principales centros de población kurdos se encuentran en ciudades y pueblos a lo largo de la frontera turca por lo que están dentro del área de artillería de los regimientos turcos que se concentran en el otro lado de la frontera.

Si hay una invasión turca en esta gran parte de Siria, provocará una fuga masiva de los dos millones de kurdos que viven en el área aterrorizados por una incursión turca. Cuando Turquía invadió la región kurda de Afrin a principios de año, la mitad de la población huyó y aún no ha regresado.

Los kurdos en Siria proporcionaron los soldados de infantería para la guerra de Estados Unidos contra Isis, cuyo "Estado Islámico" alguna vez se extendió en 2014 desde las afueras de Bagdad hasta el Mediterráneo.

La alianza de facto kurdo-estadounidense comenzó durante el asedio de Isis a la ciudad kurda de Kobani a fines de ese año, cuando los ataques aéreos estadounidenses permitieron a los combatientes kurdos derrotar un feroz asalto de Isis. EE.UU. había encontrado lo que estaba buscando durante mucho tiempo en Siria: una fuerza militar confiable y firme en el terreno que podía responder a los ataques aéreos estadounidenses mientras avanzaba y ocupaba las fortalezas de Isis.

No es de extrañar que los kurdos ahora se sientan completamente traicionados por los Estados Unidos. Sus combatientes pertenecen a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) que