lunes, 30 de mayo de 2016

ELECCIONES EN ESPAÑA 26J: PP (Jefes); NARANJOS (Mr. X) Y EMPRESARIOS DE CATEGORÍA, MAQUINAN PARA QUEDARSE CON LA RIQUEZA DE LA "PROVINCIA" ESPAÑOLA DE VENEZUELA


CONTENIDO DEL PROGRAMA DE IU-PODEMOS

2/10

50 PASOS PARA GOBERNAR JUNTOS

6. Nuevo marco de relaciones laborales y lucha contra la precariedad

La sociedad española en el curso de la crisis se ha hecho cada vez más desigual. Es necesario revertir esta fuerte tendencia hacia la desigualdad, y el primer ámbito donde esto debe y puede hacerse es en el ámbito laboral.
Es necesario para ello derogar las Reformas Laborales de 2010 y 2012, y avanzar en el desarrollo de un nuevo marco laboral que garantice la creación de empleo de calidad. Para garantizarlo pensamos que un gobierno de cambio debería apostar, entre otras, por las siguientes medidas:

Aprobar un calendario de incremento del Salario Mínimo Interprofesional que permita alcanzar los 800 euros al mes en 14 pagas al final de los dos primeros años de legislatura, y que en 2019 sea de al menos 900 euros al mes.

Se elaborará un nuevo Estatuto de los Trabajadores que con los objetivos de 1) reducir la precariedad; 2) reequilibrar la negociación colectiva; 3) impulsar la participación de los trabajadores en la gestión de la empresa; y 4) eliminar las discriminaciones de género. Estos objetivos se concretarán, entre otras vías, del siguiente modo:

Reformar la contratación temporal y a tiempo parcial: a) Se establecerá un contrato único temporal (en lugar del contrato estable y progresivo) que establecerá las causas que justifiquen la utilización de ese modelo de contrato. Los contratos temporales cuya causa sea una obra o servicio determinado se convertirán de manera automática en indefinidos cuando su duración sea superior a un año o cuando se concatene una sucesión de dichos contratos durante dicho periodo.

Reforzar la lucha contra el fraude laboral, principalmente en los contratos temporales, mediante una mayor dotación de medios y facultades a la Inspección de Trabajo y un mayor nivel de implicación de la representación de los trabajadores. Impulsar una regulación de las horas extraordinarias para evitar que se conviertan en un instrumento de distribución irregular de la jornada y de prolongación fraudulenta de la jornada de trabajo

Modificar la actual regulación del despido: a) En el despido improcedente el trabajador tendrá la titularidad de la opción de optar por la indemnización o la readmisión en la empresa. b) Se recuperará la figura del despido nulo por fraude de ley. c) Se reforzará la causalidad del despido por razones económicas, productivas, técnicas y organizativas. d) Se revertirá el abaratamiento del despido de la reforma laboral de 2012 e) La autorización gubernamental preceptiva para los Expedientes de Regulación de Empleo será obligatoria.

Reformar la negociación colectiva: a) Los convenios sectoriales tendrán preminencia sobre los de empresa a la hora de reconocer derechos básicos, y se modificará la regulación de las cláusulas de descuelgue de los convenios colectivos. b) Se reconocerá el grupo empresarial como unidad de negociación c) Se aprobará un nuevo régimen de vigencia y prórroga automática de los convenios colectivos. d) Con la finalidad de mejorar la eficacia de los sistemas de representación en la empresa, se ampliará el ámbito de representación de los trabajadores a todas las empresas y centros de trabajo que

carezcan de representación unitaria e) Se suprimirá la unilateralidad del empresario para fijar condiciones de trabajo, estructura y cuantía del salario. f) Se reforzarán las garantías para ejercer el derecho de huelga bajo el principio de autotutela

Fortalecer los procedimientos de información, participación y consulta mediante la implantación de un sistema similar a los Consejos de Vigilancia establecidos en Alemania.

7. Reestructuración de la deuda hipotecaria de los hogares

El peso de la deuda privada sigue siendo muy importante en nuestro país, en particular de la deuda hipotecaria de los hogares. La caída en el precio de las viviendas ha llevado a una fuerte desproporción entre el valor nominal de muchas hipotecas, y el valor real de los activos inmobiliarios. Además, el elevado nivel de endeudamiento lastra la demanda privada y dificulta la recuperación.

Por ello, es necesario impulsar la reestructuración de la deuda hipotecaria de los hogares mediante una reducción en el valor nominal de las hipotecas de primera vivienda en el caso de las familias que cumplan ciertos criterios sociales (todos sus miembros estén en paro y no cuenten con ningún otro ingreso o hogares que presenten ingresos inferiores a 3 veces el IPREM). Por otro lado, se debe impulsar un procedimiento simplificado de reestructuración y cancelación de deudas (fase de conciliación/fase de vista judicial), en el marco de un nuevo régimen de segunda oportunidad que realmente libere de las deudas pasadas una vez que la situación de quiebra sea efectiva.

8. Nuevo modelo productivo, política industrial e I+D+i

Urge la transformación de nuestro modelo productivo, explotador de recursos y personas, hacia un modelo de desarrollo sostenible centrado en buscar el bienestar y la prosperidad para todas las personas, capaz de crear empleo estable y de calidad, y que además asegure una redistribución de la riqueza más justa y una mayor inclusión social. Se diseñará un plan de transición de la economía que genere empleo sostenible y dé respuesta a las necesidades sociales y ambientales del país. Para ello apostamos por:

- Una política industrial que, estratégicamente y desde la eficiencia y la sostenibilidad (de energía y materias primas), defina las especializaciones sectoriales e industriales que permitan desplazar nuestro tejido empresarial hacia ramas de mayor valor añadido, teniendo en cuenta el mercado internacional de productos industriales.

- Un plan de empleo verde que ayude a desarrollar un sector empresarial sostenible y que ponga en marcha políticas activas de formación e inserción en los nuevos nichos productivos. Este plan priorizará zonas afectadas por la desindustrialización y la planificación para derivar el empleo asociado a los sectores en crisis hacia otros más sostenibles y necesarios.

- Fijar como objetivo que la inversión nacional en I+D+i se sitúe en el 2% del PIB.

Además, se reorientarán las inversiones en infraestructuras públicas desde la construcción residencial y el transporte por carretera hacia infraestructuras

productivas y tecnológicas que posibiliten la digitalización de la economía y la transición hacia el nuevo modelo productivo (infraestructuras energéticas y de transporte colectivo, pero también de telecomunicaciones y suministro de agua, entre otras).
El nuevo Gobierno del cambio impulsará la creación de Comités Estratégicos Sectoriales con la participación de empresas y sindicatos y el objetivo de garantizar el futuro del sector, definir las grandes orientaciones estratégicas y tecnológicas y concretar las necesidades para su modernización.

9. Banca pública

En esta nueva política industrial cobran un mayor peso los instrumentos financieros públicos para crear sinergias