domingo, 30 de junio de 2013

NEOLIBERALISMO: 1%. SOMOS EL 99%: REVOLUCION SOCIAL DEMOCRÁTICA O MISERIA


El nuevo tratado de Libre comercio trasatlántico 

 3/3

Raoul Marc Jennar 
Sociología crítica 
2013/06/28

 Enviar dictados del gobierno a las empresas privadas

Arriba nos referimos a los términos precisos de “discriminación”de como se va a crear un mecanismo de resolución de conflictos en la sección sobre la protección del inversor. Los EEUU tienen una gran experiencia con este mecanismo a través de la OMC y otra con el tratado de libre comercio bilateral que existe entre Canadá y México en los EE.UU. la Unión Norte Americana. A esta se debe a la máquina infernal que representan las empresas privadas para los gobiernos.

No es de extrañar que esta disposición sea muy demandada por las empresas multinacionales y los bufetes de abogados porque proporciona negocios sujetos a ejemplos de arbitrajes en los que podemos esperar una explosión de litigios entre las empresas multinacionales y los inversores en los Estados Unidos y Europa. Como ha señalado con mucho acierto el Comité del Senado de Asuntos Europeos en un informe fechado 15 de mayo de este año, “el uso de un árbitro privado para resolver una disputa entre un estado y un inversionista puede en última instancia, poner en peligro la capacidad de legislar”. Se entiende que el interés público ya no es una prioridad, ni siquiera en Francia para un gobierno PS-EELV y que el gobierno está de acuerdo con aquellos que quieren confiar el gobierno al sector privado humana. Vamos a recordar las famosas palabras de David Rockefeller, fundador del Grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral: “Algo tiene que cambiar los gobiernos y el poder privado me parece la entidad adecuada para hacerlo.” (Entrevista en la revista Newsweek, en febrero de 1999). Hemos llegado a esta encrucijada!

¿Quién diseñó el proyecto de términos de referencia?

Cuando se presentó al Parlamento Europeo y al Consejo de Ministros de la UE un proyecto de mandato para la negociación de una “asociación transatlántica para el comercio y la inversión”, la Comisión Europea presentó dos informes a “nivel de grupo de trabajo sobre el crecimiento y el empleo”. Según estos informes, el resultado de una asociación de este tipo sería muy beneficioso para el crecimiento y el empleo en la UE. 

El “Corporate Europe Observatory” (CEO), un equipo de investigadores independientes que trabajaron durante casi quince años sobre el papel de las empresas en Europa. Esta organización procuro conocer la composición del grupo de trabajo de “alto nivel” autor de tales informes importantes. La invocación de las normas de la UE sobre el acceso a la información, daría derecho de acceso a tal lista. La petición ha sido en vano hasta el momento, a pesar de numerosos procesos desde el 4 de marzo de este año. “No hay ningún documento que contiene la lista de los autores de los informes”, se limito a decir la Comisión. 

Este carencia de transparencia, siempre justificada por las mismas falsas pretensiones desde hace años, es una constante de la Comisión Europea con respecto a las posiciones que defiende y las propuestas que formuló en las negociaciones de la OMC negociaciones bilaterales con terceros con los que se quiere firmar un acuerdo de libre comercio. Se quiere evitar que los jugadores reales se conocen para inspirar y guiar: las multinacionales a las que están destinadas las recomendaciones y sugerencias que recibe de “reuniones informales”. Ella quiere evitar lo que es evidente y lo que es su única preocupación, en contra de cualquier repetida la retórica transmitida hasta la saciedad, que no es el interés público, sino la satisfacción de poderosos intereses especiales. ¿La prueba? Sólo tiene que visitar este lobby convocado en 1995 por la UE y los EE.UU., y cuyas recomendaciones son seguidas de forma automática por la Comisión Europea: el TABD, Diálogo Transatlantico Empresarial. 

¿Quién se beneficiará este acuerdo?

La educación pública – a diferencia de las pretensiones de la Comisión Europea para apoyar el contenido del mandato que buscaba el gobierno – hizo hincapié en que los EE.UU. tiene más que ganar que los 27 países de la UE para un acuerdo transatlántico . El Instituto Leibniz para la Investigación Económica de la Universidad de Munich cree que, a largo plazo, dicho acuerdo se traducirá en un aumento del ingreso per cápita del 13,4% en los Estados Unidos, pero sólo por un incremento medio de 27 Estados miembros de la UE en un 5%. 

Todo el mundo debe ser consciente de que el gobierno PSE-EELV dio luz verde a las negociaciones que pueden llevar a un total desmantelamiento de nuestra opción de vida en la sociedad. Incluso Peter Defraigne, el ex jefe de gabinete de Pascal Lamy, comisario europeo, poco sospechoso de hostilidad hacia el libre comercio, quien considera que el proyecto del mercado transatlántico “interfiere directamente con la capacidad de la UE para construir como una “política integral conjunta (…) La integración económica transatlántica que sus defensores quieren profunda y estrecha, será necesariamente dominada por los Estados Unidos, por un lado debido a su superioridad tecnológica, financiera, monetaria, política y estratégica y en segundo lugar por la Asociación Trans-Pacífico (TPP), que proporciona una base sólida en Asia. 

Mientras tanto los demócratas cristianos, socialdemócratas y los liberales en el Parlamento sin reírse proclaman que “la UE y los comparten valores comunes de los Estados Unidos”, Pierre Defraigne señala que “los estadounidenses y los europeos mantienen las preferencias colectivas y contrastadas con respecto a la energía, el medio ambiente, el uso de organismos modificados genéticamente y las hormonas, la investigación viva, la desigualdad social, el papel de los servicios públicos, productos financieros de alto riesgo, la protección de datos privados. Nuestros sistemas de control son diferentes: el estándar estadounidense está fragmentada entre múltiples agencias independientes. El equilibrio de poder entre los productores y los consumidores son diferentes, mientras que los grupos de presión reinan en el Congreso americano y 1,4 millones se gastaron en dos años para influir en la Ley Dodd-Frank de 2010, sobre la regulación financiera. El enfoque regulador es diferente: los estadounidenses prefieren la forma en que los tribunales y litigios “ex post” con “acciones de clase” y los honorarios de abogado y compensaciones escandalosas, a la forma reglamentaria “ex ante”, basada en el principio de precaución favorecido por los europeos. En cuanto a posibles disputas entre la UE y EE.UU. sobre el comercio, serían una forma de solución de controversias bilaterales y citaciones legales directas entre empresas privadas. 

 *++