jueves, 13 de marzo de 2014

UCRANIA





 LO QUE PASA EN UCRANIA

10-03-2014


Para entender buena parte del conflicto de Ucrania basta con responder a tres preguntas de las muchas que podrían formularse: ¿Hubo golpe de Estado en Kiev? ¿Es neonazi el actual gobierno de Ucrania? ¿Quién disparó a mansalva en Maidán? Para que se orienten se les da unos pocos datos, fácilmente verificables. 

La primera se responde si se conoce que el 21 de febrero hubo un acuerdo entre el gobierno y la oposición, por el que se adelantaban las elecciones del 2015; se retornaba a la Constitución de 1992, que era parlamentaria y no presidencialista; se liberaba a todos los presos de Maidán, independientemente del delito cometido; se establecía un gobierno de unidad nacional en el que participaban sin distinción todos los sectores de la sociedad ucraniana. Para el estricto cumplimiento de este acuerdo sirvieron de garantes la UE y Rusia, pese a lo cual la oposición de ultraderecha, sin respetar la Constitución ni los puntos acordados, se tomó el poder al día siguiente. A este gobierno de mojiganga es el que la UE y los EEUU exigen que Rusia reconozca.

Para responder a la segunda hay que ver la violencia y la estulticia con la que actúan en Kiev los activistas de Maidán, estas bandas fueron fogueadas durante largos años en combates en Irak, Afganistán, Chechenia, Libia, Yugoslavia y Siria, donde asesinaron salvajemente a quienes consideraron sus enemigos; escuchar como defienden y propagan ideas chovinistas, antisemitas, antipolacas, antirusas; observar que insignias y símbolos nazis porta esta generación diabólica; ver los saludos hitlerianos que realizan muchos miembros del actual cofradía en el poder; analizar por qué razón estas hordas salvajes profanan y destruyen los monumentos históricos levantados a patriotas ucranianos, al mismo tiempo que rinden culto y veneran a los que colaboraron con los nazis en los asesinatos de millones de ciudadanos soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial. La extrema derecha ucraniana fue financiada con los 5.000 millones de dólares que, según Victoria Nuland, invirtieron los EEUU en desarrollar valores democrático en Ucrania. 

El rabino Reuven Azman aconseja a los judíos abandonar la capital e incluso el país. “No quiero tentar al destino”, dice. Sabe que en Babi Yar, barranco cercano a Kiev, comenzó el holocausto judío. Si todo esto no hace neona