domingo, 11 de octubre de 2015

PARA LOS ARAGONESES DE DENTRO Y FUERA DE ARAGÓN

PODEMOS: ¿DE QUÉ COLOR ES SU PLUMERO?


Podemos: una marca "funcional" al régimen español
 2/2


09.10.2015

Podemos, no es rebelde

Posterior al 15-M en el 2011 se realizaron en España dos Huelgas generales. La una el 29 de marzo de 2012 y la otra el 14 de noviembre del mismo año. Poca participación de los protagonistas del 15-M, por lo menos en la comunidad valenciana. En los textos programáticos de Podemos las palabras lucha, movilización callejera, poder popular, nueva sociedad, son escasas. Uno de sus lineamientos esenciales lo constituye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero el Considerando tercero que habla del derecho a la rebelión no se menciona. (Artículo I, Código Ético. Puede encontrarse en http://podemos.info/).

Pero donde sí quedó plasmada la animadversión a la “gente” movilizada en las calles desafiando el estatus imperante es en un reciente artículo de Monedero a propósito de la condena a Leopoldo López el opositor venezolano. En su escrito titulado “ Nunca obedecieron leyes los golpistas: Venezuela y Leopoldo López” compara la oposición venezolana con la kale borroka (nombre que se le da a las manifestaciones callejeras en el País Vasco), veamos cómo describe a ésta última:

“Somos muy sensibles a todo lo que tenga que ver con el terrorismo. Uno de los asuntos que más nos preocupó después de los coches bomba y los tiros en la nuca fue la llamada “kale borroka”, la lucha callejera, que convertía nuestras ciudades en batallas campales con cientos de heridos, algún muerto y una sensación de miedo que suspendía la democracia” [5].

Que Monedero condene tajantemente las acciones de los comandos de ETA es respetable, pero que conecte la “lucha callejera” con el terrorismo, lo coloca al lado de lo más reaccionario de la derecha española. Es decir, la ciudadanía española, la gente, las mayorías electorales deben agachar la cabeza cuando los poderes de siempre constriñan sus libertades políticas de asociación, de huelga y de movilización…la alternativa será “las próximas elecciones”.

Podemos, no es unitaria

La Marca hace una crítica contundente al PP y al PSOE, y de la izquierda no quiere saber nada porque no da votos. A finales de julio ha hecho una consulta a su interior y mayoritariamente sus militantes han dicho NO a una posible colación electoral de cara a las elecciones generales, si bien aceptaron que se hiciese en las elecciones regionales con aquellas fuerzas que tengan el mismo ADN que Podemos, como Compromis en el País Valenciá [6]. En su texto “Principios políticos” (puede encontrarse en http://podemos.info/), página 12, hablando de las “candidaturas de unidad popular” sostienen que “Las candidaturas de unidad popular y ciudadana no buscan ubicarse en la izquierda del tablero sino ocupar la centralidad”. Nuevos actores del centro…¿existe el centro?

No obstante las conversaciones con Ahora en Común, una nueva fuerza política con vocación unitaria proveniente de Izquierda Unida, se mantienen, pero todo parece indicar que las dos fuerzas irán separadas a las generales.

Podemos, no es republicana

Si bien a mediados de 2014, recién asumió la corona Felipe VI, en el programa Fort Apache titulado “Monarquía o República ¿decide de la gente?” [7], Podemos cuestionó con cierta seriedad a la monarquía, un año después, en el mismo programa titulado “Nuevo rey, vieja monarquía” [8], el discurso de Pablo Iglesias fue más conciliador. Aceptó que la República había sido derrotada en 1939 y aseveró que “un debate de si monarquía o república le haría un gran bien a la corona”, sin ningún argumento lógico. Preguntado si era republicano o monárquico, contestó, soy demócrata (minuto 20:28 a 21:00). Posteriormente fue refutado por la incongruencia de su respuesta, pues un auténtico demócrata no puede compartir una institución tan antidemocrática como la monarquía (minuto 36:44).

Podemos, ¿reformista… o qué?

Ser reformista, luchar por reformas, es algo que hoy nadie cuestiona. La contradicción está en cómo se obtienen. Por su puesto que las elecciones y el legislador es un instrumento, pero no es el único. El pueblo organizado y movilizado en la lucha cotidiana modifica e incluso neutraliza aquellas normas que van contra sus intereses.

Qué pensar de un partido como Podemos que por principio no se reivindica de izquierda; rechaza la rebeldía callejera; no es unitaria, pues se erige como vanguardia ya que no hace coaliciones con nadie, la única mochila que se puede cargar es la de ellos; no cuestiona de fondo la monarquía; dice cuestionar radicalmente el poder financier