lunes, 5 de junio de 2017

ECOLOGÍA: AMBIENTE, MEDIO AMBIENTE, AMBIENTE ENTERO... ¡CHURRIGA!



Estas son las empresas más contaminantes del mundo

Por Kaos. EcologíA
05.06.2017

Se estima que el 63% de las emisiones de CO2 y de metano mundiales están vinculadas directamente con la actividad de 90 empresas. Chevron (EEUU), ExxonMobil (EEUU), Saudi Aramco (Arabia Saudita), BP (Reino Unido) y Gazprom (Federación de Rusia) son los cinco mayores emisores.











La culpa del cambio climático tiene nombres: 90 empresas son las responsables del 63% de las emisiones globales.

A pesar de que el cambio climático afecta a todo el planeta, los impactos siguen siendo desproporcionados entre las diferentes regiones. Y los países pobres, ya lo sabemos, son los que sufren las mayores amenazas. Pero, ¿a quién atribuir la responsabilidad de los hogares que quedan o quedarán inundados? ¿A quién solicitar una indemnización cuando parece ser que el mundo entero participa en el desastre con su huella de carbono?

Históricamente ha sido posible identificar a los autores de algunos problemas ambientales tradicionales como la contaminación de los ríos o la generación de residuos tóxicos. Sin embargo, durante décadas, la responsabilidad de los gases de efecto invernadero ha sido difusa: al emitirse en todos los procesos que implican combustión, se consideraba un asunto que atañía a todos los ciudadanos. “Ha habido un persistente mito de que todo el mundo es responsable y, si todo el mundo lo es, al final no acaba siéndolo nadie”, manifiesta Carroll Muffett, presidente del Centro de Derecho Ambiental Internacional de Washington. Pero hace tres años esa noción cambió.

Richard Heede es un ambiéntologo meticuloso al que se le debe el informe que recopiló datos cuantitativos e históricos de las aportaciones de gases de efecto invernadero. Sus conclusiones desenmascararon a los culpables: estimó que un 63% de las emisiones de CO2 y de metano mundiales estaban vinculadas directamente con la actividad de 90 empresas e industrias gubernamentales desde la revolución industrial.

Con nombres y apellidos, Heede señaló a quienes llegan a superar un umbral