miércoles, 28 de noviembre de 2012

MARIANO RAJOY NOS ENGAÑA CON EL RESCATE, Y LA POLICIA SE PREPARA PARA LO QUE VENDRÁ CON EL RESCATE DE MARIANO RAJOY



(DIMISON DEL PRIMERITO AL ULTIMO DE LA FOTO ANTES DE QUE SE PRODUZCA UN MUERTO EN UNA MANIFESTACION. DIMISION DE DIMITIR HE QUERIDO DECIR)

Mientras Mariano Rajoy, el come jamón de a 190 euros el quilate jamón que se come Mariano y el Rey se desayuna dos huevos fritos de que qué huevos le pasa al Rey que está dado de alta y sigue en la clínica privada con abandono claro y por gusto del timón de la nave española, puesto que está dado de alta, la policía “antidistúrbica” se prepara en Linares, Jaén, para que con contundencia contundente, verbo contundente (disparos pelota de goma al cuerpo en vez de al suelo) actúe en las manifestaciones que se avecinan para hacer mas pupita al manifestante por decir a grito pelado que no quiere que los bancos le roben más y que ya vale la anguila.

Es paradójico que sea la propia policía, concretamente, el mayor sindicato policial de España, el SUP, el que mañana presente una carta al ministro del Interior Jorge Fernández, denunciando los hechos de ocho policías heridos y tres escudos rotos en unas recientes prácticas entre policías antidisturbios en Linares, Jaén, a fin de practicar una mayor dureza en futuras intervenciones, y los que dicen representarnos, los políticos, no nos hayan dicho ni mus.

Según el diario Crónica de Aragón, en artículo de hoy, mediante carta dirigida al ministro del Interior, Jorge Fernández, el Secretario General del SUP denunciará mañana los hechos diciendo que: “ cabe concluir que se dieron instrucciones de vulnerar el protocolo de actuación, no disparando al suelo, sino directamente a los escudos para que en el futuro se haga sobre los ciudadanos”, indicándole también a Jorge Fernández Díaz que “su Gobierno, usted, el director general y algunos mandos policiales están actuando desde la estrategia de que la Policía sea el escudo, soporte y receptora de una parte del gran malestar social existente por las políticas que aplica el Gobierno”, preguntándole también directamente al ministro si su objetivo es que haya “un muerto en España, sea ciudadano o policía, que distraiga la atención y justifique acciones futuras de más contundencia hacia quienes se manifiestan contra su Gobierno”, y pidiéndole también al ministro que “deje de dar órdenes para colocar a comisarios de su organización religiosa en determinados puestos de trabajo para los que no han acreditado capacidad profesional suficiente”. 

Somos dados, en mi humilde opinión, por falta de consciencia de responsabilidad personal y por indigencia intelectual, a que una vez ocurrida la desgracia la justifiquemos con la frase solemne y vacía de contenido del NUNCA MÁS. Pues, bien, el NUNCA MÁS del próximo muerto en una manifestación nos lo acaba de anunciar, precisamente la policía, el SUP. 

La cuestión está en si consentimos que se produzca el muerto para luego lamentarnos y solucionar lo que no tendrá solución con el NUNCA MÁS, o por el contrario evitamos que se produzca el muerto exigiendo la dimisión inmediata de todo el gobierno y los que ese prestan a su juego. Ustedes dirán, yo estoy a lo que me digan. 

*++